A mi manerA

Alfredo del Mazo Maza. Lo que bien inicia…

* Con el pie derecho.

* Mente y cuerpo, preparados.

* Unión y comunicación.

Por Julio A. AGUIRRE

La fuerza de la opinión general es irresistible. El que la crea la domina, el que no sabe crearla debe someterse a ella. Wallace Stevens.

Si el cerebro dicta una cosa y el cuerpo se revela a realizarlo, nada se hace. Un tema que pareciera menor en la actual administración del Gobernador del Estado de México, Alfredo del Mazo Maza, ha iniciado con  el pie de derecho, nos referimos al departamento de Comunicación Social.

Nos ha tocado durante las pasadas administraciones a ser buscados por algunos e ignorados por otros. Agradecemos lo primero y nos tiene sin cuidado lo segundo. Recordamos el sexenio de Arturo Montiel Rojas quién tuvo, ni más ni menos seis “voceros”; el inusual número indica que de los seis no se hizo uno.

Llegó Enrique Peña Nieto al mando de la entidad y el hoy Presidente de la República se mantuvo con una sola persona –responsable absoluto- al frente de dicha dependencia en la persona de David López Gutiérrez, personaje respetado en el medio estatal.

El sexenio de Eruviel Ávila Villegas arribó al poder seguramente con  otras ideas en la materia. No tuvo, desde nuestra perspectiva -compartida por otros colegas y medios- la misma inercia, idea o convicción. Lo más común es que cada quien habla de la feria según le va en ella, sin embargo hay quienes aseguran que Eruviel Ávila Villegas no tenía aspiraciones presidenciales, quizá eso influyó para que el ex mandatario no acaparara los reflectores al máximo –algo que le sobró a Enrique Peña Nieto, en su calidad de mandatario estatal.

Hoy, con Alfredo del Mazo Maza las aguas volvieron a su nivel y en las primeras horas de su mandato, el ejecutivo enviaba señales que ese importantísimo departamento cumpliría a cabalidad con el título: Comunicación Social.

Tan grande responsabilidad recayó en Jorge Alberto Pérez Zamudio; hoy no hay –al menos no sabemos-  colega que muestre enfado o se sienta relegado, Jorge Pérez Zamudio está demostrando que es un experto en comunicación, un personaje social que cumple su doble cometido: Lograr que todo lo que haga y diga el mandatario llegue oportuna y verazmente a los medios informativos.

Lo que bien empieza, mejor debe terminar. Estamos seguros así será.

EL PUENTE

No hace falta defender siempre la misma opinión porque nadie puede impedir volverse más sabio. Konrad Adenauer.

No por repetitiva deja de ser verídica la frase: Los medios son el puente que enlaza a los gobiernos con el pueblo. Señalamos al inicio que el cerebro unido al cuerpo es fundamental para el entendimiento, el avance y el éxito. Gobierno del Estado tiene en el Partido Revolucionario Institucional (PRI) del Estado de México, y el clic es notorio e inmediato.

Acierto, también, la designación de Ernesto Nemer Álvarez como dirigente estatal del Partido Revolucionario Institucional, quien a su vez puso otro eslabón a la cadena de cordura designando a Enrique Rodríguez Martínez, al frente del departamento en cuestión: Comunicación social.

Estamos, no cabe duda, ante dos personajes qué saben y conocen su profesión; tratar con quién día a día se esfuerza por dar a conocer la mejor información a la sociedad no es tarea sencilla.

Todo medio es amo y señor de su línea editorial; somos responsables de lo que hacemos y decimos. Hay unión en el ámbito periodístico y hay, también, profesionalismo y respeto al sentir y decir de cada uno de ellos.

Jorge Alberto Pérez Zamudio desde el gobierno del Estado, y Enrique Rodríguez Martínez, en el edificio del partido tricolor mexiquense, llegarán a buen puerto aunque el mar pueda estar picado.

¡Ah!, entenderán ambos la labor de quienes frente a una computadora, un micrófono o una cámara de televisión realizamos nuestro trabajo. Este espacio además de darles la bienvenida les recuerda que lo bueno lo decimos, pero lo malo no lo callamos… siempre A mi manerA, siendo responsables únicos de lo expresado. Lo que se escriba en las columnas, lo saben, son opiniones personales, más allá de empresariales.

Tal vez lloré o tal vez reí/ tal vez gané o tal vez perdí/ ahora sé que fui feliz y si lloré también ame, puedo seguir hasta el final…A mi manera.

Artículos similares