A mi manerA

Roberto Madrazo Pintado. Tuvo pero no pudo.

*El que tuvo y no retuvo.

*Madrazo, Obrador, ¿y Anaya?

*Vicente Fox Quesada, Se impuso a todo y a todos.

Por Julio A. AGUIRRE

Quien se acostumbra a mentir, de mentir no se puede desdecir. Caterina Albert i Paradís.

El tiempo pasa, los nombres se van pero quedan las viejas costumbres, las mañas de los partidos políticos.

En plena guerra por la candidatura presidencial (2018) estamos frente a la vieja película tantas veces vista, o el disco súper escuchado y rayado de tanto ruso.

¿Cómo los partidos políticos pretenden cambiar al país si no son capaces de cambiar ellos?

En estos momentos viene a nuestra mente la batalla encarnizada que protagonizaron los priistas nacida en 2005 con rumbo al proceso presidencial del 2006. Fue entonces cuando nació el famoso TUCOM (Todos Unidos Contra Madrazo), grupo encabezado por el entonces gobernador del Estado de México, Arturo Montiel Rojas.

El político tabasqueño ostentaba entonces el mando de la Dirigencia nacional tricolor y quería, obviamente, tragar pinole y ponerse a chiflar. Para él, era él y nadie más el “elegido” para verse en las boletas. Mucho tiempo, terreno recorrido y dinero gastado de los también aspirantes Enrique Jakson Martínez, Miguel Ángel Soto, Enrique Martínez y Martínez, Tomás Yarrington junto con Montiel Rojas, buscaban a toda costa impedir que Madrazo Pintado se saliera con la suya.

El entonces ganador fue Arturo Montiel Rojas pero ni el mexiquense, ni nadie esperaba la jugada maestra que Roberto les pinto y los noqueó con un madrazo súper bien puesto.

Finalmente el mexiquense se vio obligado a renunciar a su aspiración. El tabasqueño se colocó como candidato con los resultados conocidos: Hizo el ridículo. Aquí un caso del que tuvo pero no pudo.

Si brincamos de trinchera política imposible olvidar lo que hizo Andrés Manuel López Obrador en dos ocasiones en las filas del Partido de la Revolución Democrática. El también tabasqueño –pura coincidencia- secuestró al partido del sol azteca y desde que fue Jefe de Gobierno del Distrito Federal hizo lo que quiso; se río de Cuauhtémoc Cárdenas lo mismo que de Marcelo Ebrard. Ni quién le alzara la vista. Al son que tocaba AMLO la militancia, incluyendo a los Chuchos, bailaban.

Segundo caso del que tuvo pero no pudo.

En las mismas condiciones se encuentra el Partido Acción Nacional y su “jefazo” Ricardo Anaya.

Llegó a la presidencia nacional del blanquiazul y desde entonces el “joven maravilla” se ha vuelto un joven pesadilla para la mayoría de los militantes.

No quiere soltar el hueso y desde la silla panista se acomoda y reacomoda para ser el candidato de su partido, en este caso del Frente Ciudadano, para luchar en contra del PRI y Morena.

Los mismos vicios, las mismas mañas, las viejas costumbres y el catálogo de trampas y agandalle de los partidos políticos. Diferentes los colores y siglas partidistas pero las ambiciones se mantienen intactas.

Las elecciones, lo hemos reiterado desde que tenemos uso de memoria, no las ganan los más inteligentes y si los más tramposos. Las elecciones ya no se ganan con votos, se compran con miserables despensas.

Ciertamente Roberto Madrazo Pintado y Andrés Manuel López Obrador han sido la excepción.

¿La tercera será la vencida con el PAN y Ricardo Anaya? Sinceramente no lo vemos así. La racha debe continuar; se lo merecen por acaparadores y porque son incapaces de ganar limpia y equitativamente. Quién traiciona a compañeros y a su partido, traiciona a todo (s) los demás.

CASO ESPECIAL

Nada tan estúpido como vencer; la verdadera gloria está en convencer. Víctor Hugo.

Existe, sin embargo, un folklórico personaje que se cocina aparte, y aunque usted no lo crea se llama Vicente Fox Quesada.

“Chente” se puso y se impuso como candidato del Partido Acción Nacional, y “Mr. Botas” hizo lo que nadie pensó ver algún día. De Los Pinos salieron las tepocatas, víboras prietas y alimañas como en su campaña Fox prometió haría.

Su legado como presidente de México ha sido valorado y cuestionada por todo México; pero de que el soñador cumplió su palabra, ¡Lo hizo!; Fox garbanzo de a libra. Fue Presidente del país sin “ser nadie” y sin ni tenerlo todo.

Paradojas de esta política nuestra, tanta veces de cabeza porque carecen de sesos.

¡Qué bonita familia!, ¡Qué bonita familia!

Tal vez lloré o tal vez reí/ tal vez gané o tal vez perdí/ ahora sé que fui feliz y si lloré también ame, puedo seguir hasta el final…A mi manerA.

Correo electrónico: aguirre@8columnas.com.mx

Artículos similares