A mi manerA

José Antonio Meade. Se pasea por las pistas.

* Con “caballo prestado”.
* La lengua de Obrador.
* Rechazado “Hoy no Circula”.

Por Julio A. AGUIRRE

Al final lo que importa no son los años de la vida, sino la vida de los años. Abraham Lincoln.
La briosa caballada que tenía, dicen, el Partido Revolucionario Institucional en su cuadra tricolor, de pronto dejó de rascar la tierra, bajar la cabeza y aceptar que no correrían en el Gran Derby del 2018.
El escogido, José Antonio Meade, no es de la misma sangre aunque ha pastado con la manada los últimos años. Dicen los que saben que justo hoy la caballada tricolor estaba gorda y se hablaba maravillas de Miguel Ángel Osorio Chong, Aurelio Nuño, José Narro, el mismo Luis Videgaray, y hasta el ex gobernador mexiquense, Eruviel Ávila Villegas.
Nada de eso. Ninguno de ellos. Vestidos y alborotados y milando como el chinito. No entendemos entonces de dónde salió eso de caballada gorda y briosa si tuvieron que elegir por un cuaco que compraron pero no criaron.
Pues sólo ellos, o él –Enrique Peña Nieto- saben lo que hacen.
El tapado ha sido destapado y el pura sangre recorre ya varias pistas luciendo su figura, arrancando aplausos y motivando a la apuesta en grande. No todos los priistas, ciertamente, sacarán sus bastos ahorros. Hay gente desconfiada y enojada por el dedo que apuntó chueco.
En los negocios no hay amigos ni familiares. El poder no se suelta así como así y hay que ganar cómo sea, dónde sea y con quién sea. Cueste lo que cueste y caiga quién caiga.
Desde Los Pinos se apuesta todas las canicas a José Antonio Meade, un servidor público que más allá de su pulcritud, es, como tantas veces lo ha señalado Andrés Manuel López Obrador, un panista vestido de priista o un priista con bandera de panista.
Por lo pronto la aplastante maquinaria roja ya echó a andar su estrategia y veremos al elegido hasta el la sopa. Que con su pan se lo coman.
EL “BERRINCHES”
Lo malo de los que se creen en posesión de la verdad es que cuando tienen que demostrarlo no aciertan ni una. Camilo José Cela.
La descalificación al enemigo es la principal virtud de Andrés Manuel López Obrador. Árbol que nace torcido jamás su rama endereza, decía la abuela de mi hermano. Más fortalecido que nunca el político tabasqueño pierde piso y se arropa en la arrogancia.
El hombre que ha prometido por segunda ocasión que gana la presidencia o se va “A la Chingada” (su hacienda) despotrica contra todo lo que se mueve enfrente de él. Ciertamente la política no es un “duelo de caballeros”, pero no debe ser, tampoco, un lodazal donde solo los marranos son felices.
Hoy Andrés Manuel López Obrador y su equipo Morena tienen más preocupado que nunca al Partido Revolucionario Institucional, al Partido Acción Nacional y a lo que queda del Partido de la Revolución Democrática.
Podría decirse que la ventaja es suficiente y con la pura inercia le bastará para, ahora sí, llegar a Los Pinos; obviamente para la competencia obradorista la meta es ganar las elección del 2018; si pierden dolerá en el fondo, no más, sin embargo, si es el tabasqueño quien resulta vencedor.Una vez más, pensamos, Obrador tiene en su mente, en sus manos, y sobre todo en su lengua el éxito o el fracaso presidencial.
COMO VA…
Con la gente… El presidente municipal de Toluca, Fernando Zamora Morales aseguró que su administración tomará acciones necesarias para coadyuvar a la mejora del medio ambiente como la puesta en marcha de la ecozona; sin embargo no se aceptará poner en marcha el Hoy no Circula.
Zamora Morales no hace más que escuchar y aceptar la opinión de los ciudadanos, hartos que las autoridades pretendan solucionar los problemas atacando el bolsillo y bienestar el que menos tiene. ¡Stop a los abusos que, lo peor, no solucionan nada!
Aprovechen… poco tiempo en la administración sí, pero nula difusión a los miembros del gabinete de Alfredo del Mazo Maza.
Pues que aprovechen los cargos porque al término de la gestión de Enrique Peña Nieto vendrá una desbandada de políticos mexiquenses buscando acomodo y no soltar la ubre.
Tal vez lloré o tal vez reí/ tal vez gané o tal vez perdí/ ahora sé que fui feliz y si lloré también amé, puedo seguir hasta el final…A mi manerA.
Correo electrónico: aguirre@8columnas.com.mx

Artículos similares