A mi manerA

Día del Policía Mexiquense. Más que merecido.

*Motivación.
*Informes decembrinos (todo bien)
*Enrique Peña. Ausente pero vitoreado.

Por Julio A. AGUIRRE

La memoria se acrecienta usando y aprovechándose de ella. Juan Luis Vives.
Científicamente la gran mayoría de funcionarios públicos –de los tres niveles de gobierno- son personajes que han quedado a deber a la ciudadanía. Mayoría no significa, obvio, totalidad; hay los llamados garbanzos de a libra que se ganan el reconocimiento de la ciudadanía por sus hechos, más que por sus dichos.
Sucede, a nuestro entender, lo mismo con los hombres que portan uniforme, traen placa y usan pistola al cinto: Los policías. La mayoría de las corporaciones han sido infiltradas, o elementos de sus filas amenazadas y/o compradas (recordemos la frase: Plata o plomo); hay, por supuesto, policías leales, convencidos y decididos que se juegan la vida en protección a la sociedad. Si a los malos elementos se les extirpa como virus, a los que están con la ley se les debe valorar, reconocer y presumir.
Es la idea del Gobernador del Estado de México, Alfredo del Mazo Maza. Al encabezar la conmemoración del Día del Policía Mexiquense, el ejecutivo informó que en la entidad se reconocerá el trabajo de los elementos de la Policía Estatal con mejoras salariales, oportunidades de ascenso, seguros de vida, becas para sus hijos y facilidades para adquirir una vivienda.
“El Gobierno del Estado de México reconocerá el esfuerzo y la valentía de aquellos elementos que se preparen y cumplan su tarea con civismo y responsabilidad. Habrá mejoras salariales y prestaciones, así como reconocimientos, estímulos por desempeño y oportunidades de ascenso. Quiero reiterarles, de forma personal, que mi mayor interés es que los mexiquenses tengamos a nuestra policía sólida y confiable, que no escatimaré recursos ni esfuerzos para lograrlo”, sostuvo.
Paso firme y seguro ha dado del Mazo Maza con tal anuncio, claro indicativo que no todos los políticos son malos, y no todos los policías son inservibles. Feliz Navidad, pues.
DERRAMAN MIEL
El optimista cree en los demás y el pesimista sólo cree en sí mismo. Gilbert Keith Chesterton.
Hemos sido invitados, y por lógica acudido, a algunos de los informes que han dado los presidentes municipales con motivo de su segundo año de gestión.
Es el día y el mes del año de ellos, solo para ellos. Fechas decembrinas donde la mayoría de seres humanos somos invadidos por la alegría, la paz, los buenos deseos y de cuentas a la sociedad. Cuentas que no en todos los casos son claras. Hay una frase en los alcaldes de hoy, de ayer y de siempre que no puede ni debe faltar en sus discursos: Hemos avanzado pero queda mucho por hacer.
Siempre será más lo que queda por hacer que por lo hecho. Ciertamente los videos-informes muestran el rostro bello de sus municipios y ante las evidencias nada queda por objetar; lo que nunca dicen es lo que dejaron de hacer, qué les faltó y por qué no lo intentaron.
Los informes tienen al Gobernador del Estado de México y sus secretarios en constante movimiento, recorriendo la entidad a lo largo y ancho, escuchando y observando. La aceptación del mandatario y sus allegados cuenta mucho y vale más. En un acto de diplomacia se acepta lo presentado aunque la verdadera valoración a nivel ejecutivo se da a puerta cerrada.
No pretendemos minimizar a nadie, secreto a voces que es la sociedad quien premia o castiga con la única arma que hace al pueblo todo poderoso: el sufragio.
Para aquellos alcaldes que tienen la conciencia tranquila, auguramos buenos sueños.
COMO VA…
Presente… en todos los informes de alcaldes priistas hay dos nombres vitoreados, el presidente de México, Enrique Peña Nieto y Alfredo del Mazo Maza, gobernador de la entidad. No existe, dentro de la militancia priista mexiquense, quien no quiera seguir sus pasos.
¿Perderá el Partido Revolucionario Institucional la silla presidencial en 2018, y la recuperará en 2024, con quien hoy gobierna el destino de más de 17 millones de mexiquenses? No son los tiempos, expondrá la gente bien ubicada; bueno, las campañas en la búsqueda de una gubernatura y la presidencia de la República inician cuando decides ser militante de cualquier partido político. Andrés Manuel López Obrador, por ejemplo, tiene –de lleno- 18 años en campaña buscando ser Presidente.
Los tiempos son una ambigüedad.
Tal vez lloré o tal vez reí/ tal vez gané o tal vez perdí/ ahora sé que fui feliz y si llore también ame, puedo seguir hasta el final…A mi manerA.
Correo electrónico:
aguirre@8columnas.com.mx

Artículos similares