A mi manerA

Partido Verde Ecologista. Firma acta de divorcio con el PRI-Edomex.

*PRI-PVEM, socios y competencia.
*Orgullo herido.
*Aquí no, allá, sí.

Por Julio A. AGUIRRE

El optimista encuentra una respuesta para cada problema. El pesimista ve un problema en cada respuesta. Anónimo.
Pareciera 28 de diciembre, Día de los “Santos Inocentes”, pero no, estamos a 13 del mes de las posadas y piñatas; de los abrazos, regalos y buenos deseos.
Política y electoralmente el Partido Revolucionario Institucional en el Estado de México no recibió, propiamente, un presente deseado del que fuera su socio.
Concluyó la luna de miel y el Partido Verde anunció que irá sólo en la elección de los municipios mexiquenses.
In the mother. El Partido Verde le dice, en otras palabras al PRI, que ya no requieren de sus servicios. Ver para creer y estudiar para entender. La mayoría esperaría que fuese el partido tricolor y no el verde, quién decidiera cuándo, cómo y por qué ya no requerían de sus servicios.
El Verde se adelantó, rompe la relación electoral –sólo en la entidad mexiquense- y le dice: Si tienes tele ahí te ves.
Para el orgullo y soberbia del priismo, este golpe le debe estar doliendo hasta el alma. Decirle no al Partido Revolucionario es como no persignarse ante el Papa Francisco, o que los patos le tiren a las escopetas, o que el pobre desprestigie al rico.
¡Santo requeté madrazo Batman!
La fuerza suficiente y los liderazgos adecuados, anuncia el Verde, en sus filas para enfrentar las elecciones municipales del 2018 con candidatos propios, respondiendo a la exigencia ciudadana de contar con gobiernos municipales verdes, esgrimen la dirigencia estatal del Verde Ecologista.
Luego de un análisis de las capacidades, potencialidades y fuerza estructural con que cuenta actualmente, el Partido Verde Ecologista en el Estado de México, se decidió anunciar a sus coordinadores distritales, municipales, representantes en comunidades y militancia en general, la decisión de afrontar sin alianza, los procesos electorales del 2018 en los 125 municipios mexiquenses; confiando en los resultados que han aportado y en la aceptación ciudadana hacia los nuevos liderazgos verde ecologistas.
DALE, DALE, DALE
El optimista siempre tiene un proyecto. El pesimista siempre tiene una excusa. Anónimo.
En nuestra calidad de periodistas ningún color y sigla partidista nos jala. Más allá de un análisis profundo sobre quién gana y quien pierde con este divorcio, nos da gusto lo que sucedió. Enemigos acérrimos de todo lo que huela a alianza y sepa a coalición electoral; hemos señalado que solo los intereses personales-partidistas hacen posible estos revoltijos.
El chico necesitando del grande y el grande requiriendo del chico. El pequeño cobrando y el grande pagando. Gana uno y gana otro. Se necesitan mutuamente para alcanzar los objetivos políticos.
Lástima que las elecciones electorales no sea duelos de honor dónde se enfrente uno a uno, sonde no se agandallen echando montón a fulano o zutano.
La fuerza y el poder de convocatoria se mide por separados, sin pilmamas y/o guaruras.
La preocupación del Partido Revolucionario Institucional, pensamos, no radica sobre lo que suceda en la búsqueda de alcaldes y diputados locales. El PRI tiene el poder Ejecutivo y con eso le basta para hacer frente en el próximo proceso a quien sea; solo o con su otro hijastro (Nueva Alianza).
Lo números dicen que durante la elección de gobernador el PRI sólo no hubiese ganado a la oposición; es decir fueron los pocos o muchos votos que aportó el Verde y Nueva Alianza por lo que conservan los revolucionarios el poder en el Estado.
Ocupados y preocupados estaría el PRI si el Verde hubiese hecho extensivo su divorcio contando la lucha presidencial pero no se llegó, ni se atrevió a tanto.
No deja de sorprendernos y ser un desmadre nuestra política. Dos partidos en un estado duermen juntos y en otras entidades asumen el papel de rudos contra técnicos.
¿Peca de valientes e iluso el Partido Verde Ecologista en el Estado de México?
¿Qué dirá el Partido Revolucionario Institucional sobre la negativa de su principal chambean a no bailar más el vals?
¡Qué bonita familia!, ¡Qué bonita familia!, ¡Qué bonita familia!
Tal vez lloré o tal vez reí/ tal vez gané o tal vez perdí/ ahora sé que fui feliz y si lloré también amé, puedo seguir hasta el final…A mi manerA.
Correo electrónico: aguirre@8columnas.com.mx

Artículos similares