A mi manerA

Juan Rodolfo Sánchez Gómez. No es de aquí ni es de allá.

* Los aferrados.

* Vencer al PRI, objetivo.

* Limosneros con garrote.

Por Julio A. AGUIRRE

 

Casi todo lo absurdo de nuestra conducta es el resultado de imitar a aquellos a los que no podemos parecernos. Samuel Johnson.

Cuando el dinero no entra por la puerta el amor sale por la ventana. Es común y hasta obligatorio, que en la política la traición viene de inmediato cuando el apoyo de tu partido te es negado. La amnesia de los militantes de todos los partidos políticos te hace buscar nuevos horizontes, mordiendo la mano de quién por mucho tiempo te dio de comer.

Se vale cambiar de opinión, lo que no resulta válido es que de la noche a la mañana te conviertas en un traidor a tus propias ideales y principios, que en su tiempo te identificaron con algún partido. Todo principio tiene un fin. No es lo mismo los tres mosqueteros que 20 años después.

Alguien debe recordar a Juan Rodolfo Sánchez Gómez porque llegó, gracias al Partido Acción Nacional, a la alcaldía del municipio de Toluca.

El llamado Juanro no fue más que anteriores ediles. Su administración, para quien escribe, resultó tibia tirándole a fría. Terminada su gestión se esfumó políticamente hablando y de pronto resurge pretendiendo la gubernatura. Tras grotesca pretensión y nulo apoyo de su partido-con justificada razón- Gómez Sánchez le bajó a sus sueños guajiros buscando, después, ser nuevamente alcalde.

¿Tan urgido y necesitado de chamba anda que le tira a todo, aunque a nada le acierta?

Hoy con una “dignidad” que no le cabe en el pecho anuncia su separación del partido blanquiazul, buscando una salida digna de un partido que no lo tenía contemplado y sin hacerlo oficial lo tenía entre los escombros. Juan Rodolfo dice que se fue, pero no pocos aseguran que lo fueron.

El discurso de Juan Rodolfo deja mucho que desear. No es petista ni morenista asegura, pero coincide con las ideas de López Obrador, sobre todo porque es momento de hacer un cambio en beneficio de los mexiquenses.

¿Hasta ahorita se está dando cuenta Juan Rodolfo que es momento de hacer un cambio en beneficio de los mexicanos? ¿Por qué no lo hizo cuando tuvo oportunidad de beneficiar a los toluqueños?

Decepcionado  y dolido Rodolfo Sánchez asegura que se inclinó por la coalición Morena-PES-PT porque coincide en el bien común de causa y propósito, los cuales “veo agotados en el PAN por descomposición y por la crisis que vive “ese” partido hoy, lo que lo está incapacitando para ser un verdadero constructor del bien de México y en este momento Morena es una alternativa fresca, creíble y comprometida con la transformación del país”.

Si Andrés Manuel López Obrador no gana por tercera ocasión la Presidencia de México, y si Juan Rodolfo Sánchez Gómez no gana la presidencia municipal de Toluca; a los dos les haría muy bien irse a la finca del tabasqueño -para un retiro definitivo- la cual lleva por nombre “La Chingada”.

GANAN PERDIENDO

Ceder a un vicio cuesta más que mantener una familia. Honorato De Balzac.

Ganar no es todo, es lo único. Frase perfecta de Vince Lombardi que no aplica en los políticos porque son imperfectos.

En su máxima expresión las llamadas alianzas electoreras -coctel de intereses- sin ton ni son.

Los opositores al Partido Revolucionario Institucional (PRI) han perdido, de cierta manera, el interés por ganar en todas las competiciones electorales; en la lucha por la Presidencia del país; en la batalla por ganar gubernatura; en la contienda por imponerse en Ayuntamientos y en la querella por ocupar curules en los congresos. Lo que hagan y digan tiene un fin: derrocar al PRI; qué no triunfe el PRI…De ahí en adelante que gane el que sea y cómo sea, aunque no sea yo.

Esa es la mentalidad y el ideal de las coaliciones: Eso en cuanto a la oposición, misma causa del partido en el poder para no dejar el poder.

Alianzas electoreras, explosiva combinación de chicos y malos, flacos y gordos, ricos y pobres, hambrientos y sedientos de dinero y de poder.

Venenosas ensaladas que los ciudadanos mexicanos nos tragamos a fuerza por lo que seguimos viviendo con una diarrea política cabrona.

Omar Ortega Álvarez, cabeza del Partido de la Revolución Democrática en el Estado de México no se anduvo por las ramas y claramente reconoció que el objetivo principal de la alianza del sol azteca con PAN y Movimiento Ciudadano es derrocar al PRI.

Pero sobre todo, agregaría después, para cambiar las condiciones de vida de todos los mexiquenses.

Las frases de cajón. El engaño de siempre.  Entre gitanos no se lee la mano. A los partidos les interesa “amarrar” coaliciones que conseguir votos ciudadanos, convirtiéndose en limosneros con garrote.

Tal vez lloré o tal vez reí/ tal vez gané o tal vez perdí/ ahora sé que fui feliz y si lloré también ame, puedo seguir hasta el final…A mi manerA

Correo electrónico: aguirre@8columnas.com.mx

Artículos similares