A mi manerA

PRI. Más le queda al rico cuando empobrece…

*Mucha mecha, poca pólvora.
*Partidos-partidos.
*Transporte público, una bomba.

Por Julio A. AGUIRRE

En una época de engaño universal, decir la verdad es un acto revolucionario. George Orwell.
No debes, aunque sí puedes, meterte a la casa del vecino para solucionar los problemas de este. No cuando en el hogar donde vives existe un tiradero de miedo y sobre todo cuando a lo largo de tu trayectoria no te has distinguido por ser un ejemplo a seguir.
Estas jodido si apuestas para que otro solucione tus problemas por inoperancia y traición a tus ideales. Meter al enemigo en casa o ingresar a la del “odiado” adversario es signo de debilidad, aunque la coalición se maneje como método de unidad y coincidencia.
En el Estado de México mucho se ha comentado sobre el proceso electoral que se avecina y no se habla de otra cosa que de los abominables matrimonios políticos.
Que siempre sí y mañana que siempre no. Que uno quiere agandallarse y dejar migajas a otro. Decir vamos juntos es fácil y rápido; el problema se suscita cuando se habla de repartición, dado que no es lo mismo cantidad que calidad en los puestos de elección popular.
Desde nuestra perspectiva en el Estado de México mucha es la mecha y muy poca la pólvora. Hoy el verdadero golpeteo es entre socios, cuando se arreglen -si se arreglan- vendrán el fuego cruzado entre las tres posibles alianzas (tres de tres partidos).
Más sabe el viejo por diablo que por diablo. El caso del Partido Revolucionario Institucional (PRI) sigue siendo el mandón en este tipo de enroques. Le queda más al rico cuando empobrece que al pobre cuando enriquece. Es el tricolor quién sigue imponiendo condiciones para que sus socios, temerosos de quedarse sin nada, se dejen manipular por el hermano más grande, asintiendo con la cabeza todo lo que el PRI mande en el Congreso mexiquense, para empezar.
Con sus altas y bajas, con su amor y odio ese muégano se mantiene con buenos resultados…para sus intereses partidistas.
El Partido de Acción Nacional, el Partido de la Revolución Democrática y el Partido Movimiento Ciudadano, hoy dicen que van juntos, mañana que tienen dudas, pasado que siempre no. Lo dicho, no se entienden ni se ponen de acuerdo y lo que están generando es desconfianza en la sociedad.
El tercer intento de alianza es entre Morena, el Partido del Trabajo y Encuentro Social. Es el partido de López Obrador el que lleva la voz cantante al ser el en estos momentos quien traga más pinole porque tiene más saliva. El PT y Encuentro social están en un momento en que lo que les “aviente” AMLO lo reciben con enorme gusto. Son partidos que solos no tienen nada que ganar y sí mucho por perder.
Las tres posibles alianzas, los nueve partidos políticos nos recuerdan el chiste en este espacio ya contado y aquí recordado. Llegó una ancianita a un penal en el Estado de México. ¡”Vengo a visita conyugal!”, expuso al guardia. ¿Con quién, señora?, interrogó éste. ¡”Con el que sea hijo, con el que sea!”.
Reflexión. Demuestra esto lo fuerte y competidos que son los procesos electorales para ganar un cargo de elección popular, o es señal clara de que los partidos políticos existentes se diluyen día a día de manera alarmante. Apuesto por esto.
Primero lo primero… No tenemos idea de los muchos o pocos conocimientos que pueda tener Raymundo Martínez Carbajal para llevar a buen puerto el enorme problema de movilidad en el Estado de México; ramo que por sus antecedentes es una bomba de tiempo la cual ningún personaje, años antes, ha podido, o querido, desactivar.
Martínez Carbajal recientemente habló de poner orden -palabras más palabras menos- en el servicio UBER. Sin generalizar, dicho servicio llamado de lujo opera desde el 2015, periodo en que se ha denunciado poca rentabilidad y muchos delitos.
La propuesta del titular si bien es importante, tampoco resulta prioridad. UBER es un servicio para ricos, mientras el servicio para los pobres sigue siendo un desastre y sin medidas, por lo pronto, para resolver el desmán que suelen provocar camioneros y taxistas. Robos, atropellados, pésimo servicio y muchos difuntos, lo peor del caso.
Buen detalle… ciertamente la inseguridad en Toluca es preocupante. No importa la hora ni el lugar para que los delincuentes se desempeñen con toda normalidad y tranquilidad para cometer fechorías. En días pasados fuimos testigos de algo que nunca habíamos visto. Personal del Ayuntamiento de Toluca estuvo recorriendo calles y tocando puertas para hacer la presentación de policías y patrullas que estarán al pendiente de sus respectivas zonas.
Algo es algo, dijo el calvo que tenía tres pelos en la cabeza. Ahora ha cruzar los dedos para que los guardianes acudan cuando son requeridos.
Tal vez lloré o tal vez reí/ tal vez gané o tal vez perdí/ ahora sé que fui feliz y si lloré también ame, puedo seguir hasta el final…A mi manerA.
Correo electrónico: aguirre@8columnas.com.mx

Artículos similares