A mi manerA

Enrique Peña Nieto. Dónde manda capitán…

* Nubarrones en el priismo
* Antonio Meade, envidias justificadas
* Cansados y algo más.

Por Julio A. AGUIRRE

A veces los caballos no saltan, botan. El momento más importante de la partida es el primer movimiento del alfil…Savielly Tartakover.
Ahí hay agua, y abajo hay lodo. No sabemos si el giro de 180 grados que decidió dar el Partido Revolucionario Institucional para encarar el proceso electoral el 1 de junio del 2018, fue en el momento oportuno.
Cómo se ven las cosas el cambio de timón podría cobrar factura al partido en el poder. Aunque en su momento se fue aplanando el camino para que por primera vez en la historia del instituto tricolor, el candidato a la Presidencia de la República no fuera de sangre tricolor, activó la alarma en las filas.
Los más cercanos al Presidente de la República asintieron con la cabeza pero en su interior el ¡No!, ¡No!, ¡No! casi sale de la boca. Los prudentes pero inconformes están acostumbrados a no contradecir al presidente de México, es el hombre más poderoso del país y por lógica quién dicta la última palabra en el priismo. Le pese a quién le pese y caiga quien caiga.
El Partido Revolucionario Institucional se ha distinguido en formar una muy amplia familia donde sus integrantes han tenido sus roces y coincidencias, sus fiestas y sus crudas -todo exceso es malo- pero el hecho de estar ausente en la silla máxima durante doce años es nada respecto a los tiempos de “vacas gordas”.
Algo ven y presienten que pese a presumir a la familia más numerosa y exitosa, deciden adoptar a un personaje (no se está analizando si es bueno, malo o regular dentro de su trayectoria pública), es decisión que pone de malas a los “hermanos de sangre”.
Viene José Antonio Meade y para él el mejor cuarto, todas las comodidades y facilidades para que ser el nuevo guía del priismo.
Acá entre es justificada la molestia. Viene alguien de fuera y le dan mi televisión, mi celular, la mejor comida y bebida. Lo mínimo que diríamos sería. ¡Óigame no!, ¡Óigame no!
ESTADO DE MEXICO
A veces una batalla lo decide todo, y a veces la cosa más insignificante decide la suerte de una batalla. Napoleón Bonaparte.
El 1 de junio se celebran las elecciones presidenciales más reñidas de la historia y en nuestra entidad se estarán disputando todas las presidencias municipales y diputaciones.
El nombramiento de José Antonio Meade como precandidato del PRI a la presidencia de la República fue la línea tirada desde Los Pinos a los Comités Estatales donde habrá renovación en puestos de elección popular.
Van los que garanticen -nadie tiene asegurado el triunfo- la victoria, sin importa sea militante de cepa, o tengamos que aliarnos con el adversario.
Sin miramientos ni contemplaciones. No están los tiempos para gustos y disgustos, por ello en el Estado de México mucho polvo ha levantado la lista de los “elegidos”. El PRI reciclando candidatos y candidatas, desconocidos, personajes de gris historial sin faltar a quienes trabajan o trabajaron en el “Canal de las Estrellas” y tienen de políticos lo que un servidor de santo.
Este tipo de designaciones ciertamente no son exclusividad del PRI; resulta una estrategia de los dirigentes de partidos políticos tras darse cuenta que en sus filas puede existir cantidad pero no calidad y menos credibilidad en sus militancias.
Por cierto José Antonio Meade, en gira de trabajo por Villahermosa, Tabasco aseguró que en México es posible hacer una política distinta y de conciliación, una que propicie la unidad para vencer nuestros retos como país. “En la política, en el país, estamos cansados de la confrontación, en el país estamos cansados de la descalificación, en el país estamos cansados de los pleitos, en el país estamos cansados de concentrarnos en las diferencias”, reconoció.
Tiene razón Antonio Meade. Él, elegante y correctamente utiliza la palabra cansados.
Millones de mexicanos diríamos: cansados y encabronados.
Tal vez lloré o tal vez reí/ tal vez gané o tal vez perdí/ ahora sé que fui feliz y si lloré también ame, puedo seguir hasta el final…A mi manerA.
Correo electrónico:
aguirre@8columnas.com.mx

Artículos similares