A mi manerA

Enrique Peña Nieto. Renuncias, no; despidos, sí. Digo.

*¡Chuza en el gabinete!

*Falta de respeto.

*Si piensas renunciar, ¿para qué te metes?

Por Julio A. AGUIRRE

 

El cambio es ley de vida, y los que sólo miran al pasado o al presente, seguro que se perderán del futuro. John F. Kennedy.

Pues sí, en política se está volviendo costumbre que los patos le tiren a las escopetas. Mal, muy mal inició la pasada administración de Eruviel Ávila Villegas (lo que mal inicia…) desde el momento mismo en que dio a conocer los hombres y mujeres que trabajarían codo a codo para el bienestar de los mexiquenses.

Por diversos motivos, en su momento señalados, el gabinete que terminó el sexenio de Ávila Villegas asemejaba una carpa de circo de rancho; rota por acá, remendada por allá, sucia acullá. Fueron tantos y constantes los cambios en las secretarías que la sociedad mexiquense difícilmente hoy se acuerda cuántos y quiénes pasaron por diversas dependencias de alto nivel.

No es sencillo cumplirles a todos. Llegando al poder hay que pagar favores, premiar lealtades, acomodar familiares, hacer un hueco a los amigos y aunque sea como sardinas, rellenar el palacio de gobierno con compadres y aliados.

Quien no tuvo espacio en esa gigantesca Rueda de la Fortuna, que se vaya a entretener, por mientras, a los carritos chocadores.

A poco más de cuatro meses como Gobernador Constitucional del Estado de México, Alfredo del Mazo realizó el día de ayer seis cambios en su gabinete. Pocos para los que se esperan. Muchos para el corto tiempo en el poder.

Ahora entendemos porque tenía resguardado a los secretarios en sus oficinas. No salían ni para orearse, y la sociedad nunca los identificó. Obviamente esto lo sabía el jefe del ejecutivo estatal y sus allegados. Pronto se van, mejor ni los presentemos y menos presumamos, pudieron haber pensado.

De alguna forma u otra los medios de comunicación y parte de la sociedad sabían y esperaban sucediera. Tiempos electorales, momentos propicios para dejar lo que tienen y largarse a dónde el tiempo y los recursos fueran más acorde de sus pretensiones.

Lo dijimos hace unos días. Benditos servidores públicos que se dan el lujo de renunciar a puestos de ese tamaño e importancia para ir en busca de algo mejor; mientras miles de mexiquenses y mexicanos andan de puerta en puerta tocando por una oportunidad de chamba ¡En lo que sea!.

FALTA DE RESPETO

Al hacer una profunda reverencia a alguien, siempre se vuelve la espalda a algún otro. Fernando Galiani “el Abate”.

La suposición indica que “Nadie le dice no al Presidente der México”. Utopía obviamente. Debiese ser real y obligar a que “nadie le diga no a un Mandatario Estatal”, digo.

Qué manera de faltarle al respeto al gobernador o presidente al confiar ciegamente en sus amigos y aliados, para cuando ellos decidan despedirse del gobernador o presidente del momento.

Pero son bien buena onda, dirán algunos. Quién está en el poder es el único responsable de lo que suceda dentro de su equipo. Al ser cargos de conveniencia y no por mandato del pueblo (votación directa). El ejecutivo estatal y federal sacan el discurso tan rayado como innecesario: “No podemos cortar las legítimas aspiraciones personales y políticas de nadie. Gracias y mucha suerte”!, exponen.

Okey. Ya que son tan buena onda, incapaces de frenar el crecimiento de los suyos, antes de llamarlos a colaborar que les lean la cartilla donde con letras grandes el contrato diga: Me comprometo a cumplir con mi deber hasta que mi patrón, por así convenir a los interés políticos en beneficio del pueblo decida lo contrario”. Se incluye, por supuesto, a gobernadores que les da por irse valiéndoles poco la voluntad del pueblo que sufragó por ellos.

Insistimos el no tener empleados públicos de tiempo completo ha dejado tuerta, coja y sorda a nuestra democracia.

Protocolo… Alfredo del Mazo Maza invitó a los nuevos funcionarios públicos a trabajar con honestidad y compromiso para dar mejores resultados a la población del Estado de México, luego de reconocer y agradecer el trabajo, a los que se fueron.

Olvidemos a quienes renunciaron y enfoquémonos en quienes llegaron. Ignacio Rubí Salazar queda como secretario del Trabajo, Alejandro Fernández Campillo, titular de la Secretaría de Educación; Ignacio Beltrán García, secretario de Desarrollo Agropecuario y Alberto Curi Naime, Responsable de la Secretaría de Desarrollo Económico, Rafael Díaz Leal Barrueta, como secretario de Obra Pública y Raymundo Balboa Cruz, jefe de la Oficina de la Gubernatura.

Desde estas líneas les damos la bienvenida y –no está de más- desearles suerte. La confianza en ustedes la puso el gobernador del Estado. Ahora a ganarse la confianza de la sociedad.

Tal vez lloré o tal vez reí/ tal vez gané o tal vez perdí/ ahora sé que fui feliz y si lloré también ame, puedo seguir hasta el final…A mi manerA.

Correo electrónico: aguirre@8columnas.com.mx

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Artículos similares