A mi manerA

Andrés Manuel López Obrador. Desconcertante.

*Morena, fuera de lugar.
*Hoy “ángel”, mañana “diablo”
*Andrés Manuel vs López Obrador.

Por Julio A. AGUIRRE

s mejor escribir para uno mismo y no encontrar público, que escribir para el público y no encontrarse a uno mismo. Cyril Connolly.
Toda moneda tiene dos rostros. Cara y cruz, o águila y sol, decimos los mexicanos.
A lo largo de nuestra existencia conocemos en la mayoría de políticos a esa moneda. Ciertamente no es exclusividad de los funcionarios públicos. Todos, de un modo u otro, tenemos nuestras virtudes y defectos.
Un caso aparte, desde nuestra perspectiva, es Andrés Manuel López Obrador, un hombre muy dado a convertir sus virtudes en defectos. Nos declaramos incompetentes para saber cuántas caras tiene el tres veces candidato a la Presidencia de la República.
Lamentablemente, la lista de ejemplos es bastante extensa en el político tabasqueño. Lo entendemos y valoramos cuando Obrador celebró el compromiso del presidente Enrique Peña Nieto de no intervenir en las elecciones.
Buen tino en momento clave para el país lo expresado por el dueño del partido Morena.
Lo dicho por Andrés Manuel era para tranquilizar al país y para que sus seguidores se sintieran satisfechos del “nuevo” Andrés Manuel.
Tristemente, insistimos, el peor enemigo de López Obrador se llama Andrés Manuel y esa lengua sin freno que hoy lo convierte en cara y mañana en cruz.
Pasaron horas, solamente horas, para que el propio eterno candidato enviara una clara y alarmante amenaza cuando tras reunión con los banqueros, Andrés Manuel expuso que de existir fraude electoral, él se refugiaba en Palenque (donde está La Chingada -su rancho-) y a ver quién “amarraba el tigre”, refiriéndose al pueblo inconforme, según su sentir.
Qué es López Obrador ¿cara o cruz, sol o águila? ¿Cuántos rostros tiene? ¿Por qué se contradice y confunde a la gente?
Nadie que pretenda ser presidente de este país puede estar cambiando de opinión tan fácil y tan prontamente.
RECIBIR, LO MAS IMPORTANATE
Cuando dejo de ser lo que soy, me convierto en lo que podría ser. Lao-Tsé.
Reciban lo que les den, pero voten por “ya sabes quién”. Otra muestra de lo que es Andrés Manuel. En pasadas fallidas elecciones, AMLO motivó a la ciudadanía a que recibieran lo que les ofrecieran, pero que votaran por quien la sociedad quisiera, era entonces la “cara” de Obrador.
Hoy el Estado de México se ha vuelto en blanco favorito de sus ataques en contra del gobierno de Alfredo del Mazo. Su campaña en contra del Salario Rosa no tiene sentido; contradiciéndose una vez más el tabasqueño.
El Salario Rosa es una promesa que se está cumpliendo en tiempo y forma. Tan efectivo como benéfico para miles de mujeres en condiciones precarias agradecidas por una ayuda que nunca nadie implementó, programa social que por cierto está siendo observado directamente por la Organización de las Naciones Unidas (ONU)
Ahora que miles de familias mexiquenses se ven beneficiadas, quien se erige como el candidato de los pobres se opone y se molesta. ¡Qué alguien me explique!
Ejemplos de las contradicciones de Obrador, insistimos, hay para dar y llevar.
Quejarse ante las autoridades electorales solicitando paren los programas sociales podría tener algún sentido, mas no mientras quien pide ayuda es quien se ha encargado de mandar al Diablo a las instituciones.
¿Ser o no ser?, ahí el dilema. La respuesta no está en quienes creen en Obrador, tampoco está en la oposición, ni siquiera en las autoridades electorales. López Obrador tiene en Andrés Manuel a su peor enemigo.
Tal vez lloré o tal vez reí/ tal vez gané o tal vez perdí/ ahora sé que fui feliz y si lloré también amé, puedo seguir hasta el final…A mi manerA
Correo electrónico:

aguirre@8columnas.com.mx

Artículos similares