A mi manerA

Andrés Manuel López Obrador. El Tigre inquieto.

*¿Remontada histórica?

*El que se enoja pierde.

*Priistas a la carga.

Por Julio A. AGUIRRE

 

Las estadísticas son como un  bikini; lo que dejan ver es sugerente, pero lo que esconden es vital. Anónimo.

Si bien respetamos y reconocemos la labor y credibilidad de algunas empresas encuestadoras, nunca nos hemos guiado por lo que dicen a favor o en contra de un candidato.

Esto no se acaba hasta que se acaba, recordemos.  De acuerdo a las recientes cifras que dio a conocer la empresa GEA/ISA el candidato a la presidencia de la coalición “Por México al Frente” (PAN-PRD-MC), Ricardo Anaya Cortés está firme en el segundo lugar. La mala noticia para Andrés Manuel López Obrador, de la coalición “Juntos Haremos Historia”, es que su ventaja sobre el segundo lugar se ha reducido a cinco puntos (29% por 24%).

Ya no se ve tan lejano y en el tramo que falta de pista por recorrer se puede dar la chica con una remontada histórica y con ello un desmadre que podría trastornar al país.

En política todo se puede, aunque no todo se valga; en política, reiteramos, en fracción de segundos lo blanco es negro, lo negro azul, lo azul rojo.

Obviamente los números arrojados cayeron de fiesta entre los partidos que apoyan a Anaya Cortés, y cayeron como bomba en el cuartel del tabasqueño.

Mal hará uno y otro en echar campas a vuelo, vociferar y descalificar a terceros. Aguántense como hombrecitos y trabajen, todavía se puede, para mantener a quien los apoya y ganarse al indeciso.

Por este río falta mucha agua por correr.

Qué fue primero ¿la gallina o el huevo? ¿Bajó Obrador o subió Anaya? Las dos como cuando se anota un gol, se combinan el acierto del delantero con el error del portero.

Los días que están por venir se tensarán, pensamos, peligrosamente. El tigre no ha se ha soltado pero ya se levantó y camina inquieto de un lado para otro, aunque aún con cadena. Andrés Manuel no debe manifestarse -como acostumbra- anunciando que “La Mafia en el Poder” es quien mueve los hilos porque lo quieren bajar. Sería su peor error y eso lo llevaría a tener su tercer fracaso presidencial.

POR LA BOCA…

El silencio es la primera piedra del templo de la filosofía. Pitágoras.

Hemos señalado en este espacio que el “Peje por la boca muere”, tristemente con la amplia ventaja que le daban todas las encuestas, Obrador empezó a actuar y hablar como si ya fuera presidente de los Estados Unidos Mexicanos.

Empezó a vender el avión presidencial cómo si fuera de él. Divulgó su gabinete. Se opuso a continuar con la obra de la Construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional. Tantas cosas ha señalado como reculado. Primero se pelea con “el cocinero”, sector empresarial, luego recapacita. Anuncia meterá a la cárcel a los gobiernos corruptos (del PRI) para en horas anunciar que no habrá venganzas y que con él puro “Amor y Paz”.

Obrador ha cometido, nuevamente, el error de sentirse presidente por sus pistolas (Una vez se colocó la banda presidencial auto llamándose Presidente de México, mientras tachaba de espurio al que el pueblo eligió (Felipe Calderón Hinojosa).

La terquedad es positiva si es bien canalizada, cuando ésta se desborda se llega, sin aceptarlo, a la obcecación.

Qué Andrés Manuel pudo haber sido Presidente, es cierto. Qué López Obrador puede ser presidente, también es cierto (hoy más que nunca), pero de que Andrés Manuel López Obrador lucha contra sus fantasmas, no tengo duda. ¡Peace and love, don Andrés, peace and love.

¿DEMASIADO TARDE?

Cuanto más numerosas son las cosas que quedan para aprender, menos tiempo queda para hacerlas. Marcel Proust.

La misma encuesta  de GEA/ISA pone como solitario al candidato de la coalición “Todos por México” (PRI-PVEM)-PANAL, José Antonio Meade, en el tercer escalón de preferencia. El priista que no es priista se ubica con el 20% de las preferencias. 4 debajo de Anaya y 9 de AMLO.

Marcada aunque no definitiva distancia por los motivos ya expresados.

Lo extraño es que la estructura tricolor empezó a funcionar después de ver el estancamiento de su gallo. Llegaron los refuerzos, estos verdaderos priistas, y volvió la táctica y estrategia de siempre: El acarreo. Militancia y simpatizantes inundaron las calles, le cambiaron la vestimenta al candidato, pactaron grupos musicales del momento.

La transformación es notoria y quien estaba perdido empieza a asomarse. ¿Lás-ti-ma, Mar-ga-ri-to? (Veremos si el cambio no llegó demasiado tarde).

Tal vez lloré o tal vez reí/ tal vez gané o tal vez perdí/ ahora sé que fui feliz y si lloré también ame, puedo seguir hasta el final…A mi manerA.

Correo electrónico: aguirre@8columnas.com.mx

 

Artículos similares