A mi manerA

Ricardo Anaya Cortés. El Chico perdió lo maravilla.

*Anaya, de la cima a la sima

*El PAN en migajas.

*Poder + ambición = fracaso.

Por Julio A. AGUIRRE

 

A veces, lavándonos las manos, nos ensuciamos la conciencia. Anónimo.

El primer gran logro en su corta carrera política lo obtuvo en el año 2013, cuando alcanzó la Presidencia de la Cámara de Diputados. Recordamos, como si hubiese sido ayer, como fue despedido del cargo en marzo de 2014 por todos los integrantes de las diversas bancadas.

Abrazos, apretones de mano, muy buenos deseos y palabras llenas de elogios por propios y extraños. Fue entonces que surgió el mote de “Chamaco Maravilla”.

Y sí, el queretano Ricardo Anaya Cortés, panista desde el 2000, vivía su momento cumbre…y lo que faltaba. En 2015 ganó la Presidencia Nacional del partido arrasando con más del 80% de la aceptación panista.

El chamaco seguía maravillando.

En 2016 se celebraron elecciones donde Acción Nacional ganó 7 de las 12 gubernaturas en juego.

El niño se graduaba ganándose el mote de Señor. En el personaje que su partido necesitaba y con quien las posibilidades de recuperar la silla presidencial crecían notablemente.

Surgió entonces el rostro de Ricardo Anaya que pocos conocían. Engolosinado, endiosado, manejó los hilos de su partido para seguirse de largo hasta alcanzar la candidatura presidencial.

El Chico Maravilla pensaba que el mundo era suyo, que su palabra era ley, que no necesitaba de Batman, y desde la presidencia nacional vinieron las mentiras, traiciones y divisiones del blanquiazul.

Ricardo Anaya mordió entonces la mano de quién lo apoyo, entre ellos Gustavo Madero. Su afer ración por seguirse de largo orillo a que Margarita Zavala, y lo que la ex primera dama representaba, decidiera la candidatura independiente.

Ricardo Anaya se veía y sentía invencible. El panismo quedó dividido…en migajas.

La ambición sin medida tarde que temprano trae sus consecuencias. Hoy Ricardo Anaya Cortés las está viviendo y aquella carrera brillante y de enorme futuro puede irse de la cima a la sima después del 1 de julio.

APUNTAN HACIA ÉL

No es tan culpable el que desconoce un deber como el que lo acepta y lo pisa: Concepción Arenal.

Muchos dedos señalan a Ricardo Anaya como el responsable del momento actual de su partido y de quienes creyeron en él aliándose en una batalla que hoy se ve perdida…hoy, como ayer comentamos en este espacio  que el panista pelea con uñas y dientes por no quedar en tercer lugar de las preferencias electorales.

No haya duda, la ambición  es cabrona.

Datos recién salidos del horno indican que dos de tres mexicanos piensan que Ricardo Anaya está involucrado en actos de corrupción y lavado de dinero, mientras que más de la mitad de los votantes opina que son ciertas las acusaciones realizadas por el empresario queretano Juan Carlos Barreiro en contra del candidato de la coalición Por México al Frente.

Una encuesta telefónica realizada por la empresa Conteo, señala que el 56% de los consultados cree que son ciertas las revelaciones de Carlos Barreiro en el delito de tráfico de influencias y blanqueo de capitales.

El estudio levantado el pasado 8 de junio, revela que el 66% de los encuestados creen que en la campaña presidencial Ricardo Anaya hay dinero ilegal; un 68% considera, además, que, en caso de ganar la presidencia, Anaya estaría comprometido a beneficiar el grupo de empresarios que presuntamente lo financia.

El castillo de naipes que Ricardo Anaya construyó valiéndose del interés e ingratitud política lo han llevado a caer en las encuestas.

La que podría ser la última paletada de tierra se dio el jueves de la semana pasada cuando la cadena estadounidense Univisión reveló un video en el que el empresario Juan Carlos Barreiro detalla en una conversación con una mujer de negocios argentina las operaciones que él y su hermano, Manuel, realizaron para beneficiar a Anaya y darle recursos millonarios para el financiamiento de su campaña presidencial.

En su defensa Anaya ha acusado al gobierno de la República de estar detrás de los ataques en su contra y ha acusado de la existencia de un supuesto pacto entre el presidente Enrique Peña Nieto y Andrés Manuel López Obrador.

Tras lo declarado por Anaya, José Antonio Meade, candidato presidencial de la coalición Todos por México aseguró, contundentemente: “Anaya es un vulgar ladrón que desde el poder se robó dinero, que lo cacharon y debe pagar las consecuencias”.

“Súper-recontra-recolcholis” Batman, este “Chico Maravilla” (Robín) está en serios problemas.

Tal vez lloré o tal vez reí/ tal vez gané o tal vez perdí/ ahora sé que fui feliz y si lloré también ame, puedo seguir hasta el final…A mi manerA.

Correo electrónico: aguirree@8columnas.com.mx

 

Artículos similares