A mi manerA

Diputados. Se van. Pocos los van a extrañar.

*¿Cohetes o cirios?

*¿No qué no?

*La lección más dolorosa para el PRI.

Por Julio A. AGUIRRE

 

El que n siente ganas de ser más, llegará a no ser nada. Miguel de Unamuno.

Alabanza en boca propia es vituperio. Lo que sucedió ayer en El Poder Legislativo nos llevó del coraje a la risa, sin embargo con los 75 diputados de la LIX Legislatura hemos sentido lo mismo con pasadas administraciones.

Las nueve fracciones parlamentarias se fueron con un discurso vacío, sin autocrítica pero saturada de autoelogios (dime de que presumes y te diré de qué careces).

La misma perorata facilona y engañosa que sólo en la mente de los “representantes del pueblo” cabe en la actual Cámara de Diputados, en la anterior, y anterior de la anterior.

Ningún diputado, de ningún partido político, tuvo la brillante iniciativa de realizar una encuesta ciudadana para saber en qué nivel de credibilidad están.

Julio Aguirre ciudadano, o sea yo, está contento porque se van, y con un firme deseo: “Nos saludan a nunca vuelvan”.

Aclarando que hablamos en su mayoría y no en su totalidad; habrá dos que tres (¡y se me hacen muchos!) que resultaron menos mentirosos e inútiles que el resto.

Por cierto cómo simple comentario hacemos notar que dichos diputados dejaron en el congelador más de 200 iniciativas a analizar, entre ellas la legalización de las bodas gay, la Ley de periodistas, la derogación de la Ley Atenco o el estudio de la Ley Universitaria.

Comer papitas puede resultar un deleite. Enfriar papas calientes completas es otra cosa que sólo los valientes, preparados y comprometidos se atreven.

A decir del presidente de la Junta de Coordinación Política (Jucopo), Miguel Sámano Peralta, el Congreso se destacó por su productividad y nivel de conciliación, pues de las 984 iniciativas a trabajar se aprobaron 773 entre las que destacó la creación de la Fiscalía General de Justicia del Estado de México, el Sistema Anticorrupción y la Mejora Regulatoria, así como la legislación para el combate al secuestro, acoso escolar o sobrepeso.

No cabe duda que cada quien habla de la feria según le fue en ella.

EN QUÉ QUEDAMOS PUES…

Antes de castigar a un niño, pregúntate si no serás tú la causa de su problema. Anónimo.

En el Partido Revolucionario Institucional (PRI), o lo que queda de él, los “genios y figuras” son como los hongos: brotan de todos lados.

Durante años este espacio ha realizado comentarios de todo tipo y a todos los niveles; desde el que abre las puertas en el Comité Directivo Estatal hasta de quién ha ocupado la silla máxima en el país.

Los berrinches y quejas a nuestro presidente editor se han dado por costales. Directamente por los altos mandos o por los ayudantes que portan la etiqueta de “voceros”.

Lo verdaderamente importante del caso es que 20 años después este espacio sigue vivo.

Teniendo el poder casi absoluto “ciertos priistas” se han sentido ofendidos y dolidos de lo aquí se dice…ni modo.

Lo curioso y al mismo tiempo satisfactorio para quien escribe que, palabras más palabras menos, algunos militantes se han atrevido a darnos la razón cuando se atreven a hacer alguna autocrítica. Así de inseguros y contrastantes son.

Hoy nos enteramos que Cruz Juvenal Roa Sánchez, diputado federal electo, reconoció que el factor primordial que intervino para que perdieran el pasado primero de julio fue la falta de cercanía con la gente, la transparencia, así como el no cumplir los compromisos adquiridos.

Otro priista, igualmente diputado federal electo, Ricardo Aguilar Castillo, primero apuntó que antes de pensar en aspiraciones personales se debe diagnosticar que fue lo que pasó el primero de julio. Debemos pensar cuál es el destino del partido.

Después de eso el priista coincidió en que uno de los factores que influyeron en la derrota del PRI a nivel nacional y estatal fue el alejamiento que se dio con la ciudadanía.

“Todos los priistas nos alejamos de la agente y en lugar de estar pendientes de los representantes populares nos alejamos”, expuso.

¿Ah, verdad? Ahora en voz propia repiten lo que tantas veces aquí se apuntó y les molestó.

¿Verdad que nadie sabe lo que tiene hasta que lo ve perdido? ¿Verdad que la derrota dejan más enseñanzas que la victoria?, para cerrar el tema una observación -aunque no dudamos lo tomen como critica- No hay manera ni motivo para mantener la soberbia.

Para que el partido pueda ser nuevamente “”Don chinguetas”, los que se quedaron en esas filas deberán tomar por la mañana, una tacita de humildad, en la tarde una tacita de humildad y durante la noche otra tacita de humildad.

Pónganse a trabajar en lugar de estar haciendo llamadas para quejarse de lo que aquí se escribe, y que a mediano o largo plazo reconocen que era verdad.

Colofón. Ojalá el PRI (deseamos lo mismo para el PAN y PRD) se levanten de tan apabullante derrota. Lo decimos convencidos en pro de la democracia…por el bien del estado de México… por un verdadero cambio en el país.

La voz del Pueblo… Árbol que crece torcido jamás su rama endereza. Las acciones que repites una y otra vez se vuelven hábitos y después costumbres. Trata de que tus acciones estén siempre de acuerdo con tus metas.

Tal vez lloré o tal vez reí/ tal vez gané o tal vez perdí/ ahora sé que fui feliz y si lloré también ame, puedo seguir hasta el final…A mi manerA.

Correo electrónico: aguirre@8columnas.com.mx

Artículos similares