A mi manerA

Piñata política. Una repartición justa, lo deseado.

*¿Quién romperá la piñata?

*Del Mazo Maza, decisiones claves.

*Las puntadas de Macedonio.

Por Julio A. AGUIRRE

 

Comienza haciendo lo que es necesario, después lo que es posible, y de repente estarás haciendo lo imposible. San Francisco de Asís.

A la vuelta de la esquina la llegada de las piñatas, las frutas, las posadas, la compra de regalos, pensar a lo que se cebará el 24 de diciembre. Justamente cuando la sociedad está tan ocupada y preocupada por lo señalado, en  el Congreso local habrá estira y afloja; se supone que para el día 20 del cariñoso mes se conocerá el presupuesto 2019 con el que contará para el beneficio de más de 17 millones de personas que viven dentro de un sinfín de prioridades.

Hay dos grupos que aunque juntos no están revueltos. El gobierno solicitando y defendiendo lo que, según sus cuentas, requiere. Del lado contrario la mayoría de legisladores de Morena, aferrados en un gobierno der austeridad.

Los dos andan con sus respectivos “palos” para romper la piñata, aunque se sabe, quién tiene la fortuna es el que menos recibe, pues ahí estarán muchos, pero muchos interesados en llevarse lo mejor. Hasta los tejocotes serán peleados con uñas y dientes.

Lo mejor que deben hacer, como regalo navideño adelantado para la sociedad es llevársela tranquila. No debe ser un acto de venganza, revanchismo o agandalle de ninguna de las dos partes.

Las distintas dependencias del gobierno del Estado calculan que un incremento del 10 por ciento será suficiente para rendir buenas cuentas durante el año que se avecina. Los morenistas, amos y señores del Poder Legislativo hasta ahora no piensan igual, pretenden meter tijera los recursos.

Los peregrinos, que no son santos, de la Legislatura pueden pedir posada en el edificio que está a su derecha, y el Poder Ejecutivo hacer lo mismo con sus vecinos y llevar la fiesta en paz tomándose un delicioso y caliente “ponche” con piquete, o un piquete sin “ponche”.

REFORZADO

Los tres fines de un estadista  debe proponerse en el gobierno de su nación, son: 1.- seguridad a los que poseen; 2.- facilitar el camino a los que traten de adquirir, 3.- esperanza para todos. Samuel T. Coleridge.

Se espera que en los primeros días del 2019 el gabinete de Alfredo del Mazo Maza registre varios e importantes movimientos. Práctica común en cualquier equipo de gobierno estatal bajo la premisa de mejorar lo que se hizo en los primeros 365 días de administración.

Los que tuvieron su oportunidad y la supieron aprovechar seguramente seguirán dentro de la nómina del gobierno estatal en los mismos o diferentes cargos; los que no deberán ir a la banca y esperar otra oportunidad.

Se espera una importante cantidad de “migrantes mexiquenses” que dejarán en breve sus cargos a nivel federal y buscarán mantener su buen ritmo de vida. Ciertamente en estas fechas Alfredo del Mazo Maza será visto como Santa Claus y las cartas las ha recibido ya por montones.

Dentro de los muchos mexiquenses que Peña Nieto se llevó hay buenos elementos que sin duda serían bien recibidos por su calidad y profesionalismo probados. Hay otros, también, que poco o nada aportarían al gabinete actual y a la propia sociedad.

Quien mueve las piezas del tablero político -Alfredo del Mazo Maza- seguramente ya está pensando en mover peones, caballos, alfiles, torres y reinas para fortalecer al Rey (quien manda en la entidad). Que sea buen a la decisión. El pueblo se lo agradecería.

“Sácale punta”… Félix Salgado Macedonio es un político que a pocos inspira confianza. Un hombre polémico, extravagante y escandaloso, hoy senador por Morena, anunció que los mandatarios de la República tienen que alinearse con los “superdelegados” del nuevo gobierno federal para dar resultados en materia de seguridad, quien no lo haga enfrentará la desaparición de poderes en su estado, advirtió.

Alguien, pienso, debe tranquilizar al aprendiz de todo y maestro de nada. Si lo expuesto es por iniciativa propia el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, puede recomendarle “No me ayudes compadre”.

Ah que don Félix, siempre dando nota.

La voz del pueblo. Una palabra apacible aparta la furia. El mantener la calma y la serenidad ante las injurias del contrincante, evitará posibles riñas y pleitos que a la postre es de lamentar.

Tal vez lloré o tal vez reí/ tal vez gané o tal vez perdí/ ahora sé que fui feliz y si lloré también ame, puedo seguir hasta el final…A mi manerA

Correo electrónico: aguirre@8columnas.com.mx

Artículos similares