A mi manerA

Alfredo del Mazo Maza. Respeto a su cargo y trabajo.

Por Julio A. AGUIRRE

*Gobernar con inteligencia.

*Hay gobernador: Delfina.

*Los pedacitos del PRI.

He tenido éxito en mi vida. Ahora intento hacer de mi vida un éxito. Brigitte Bardot.

Perdón la insistencia pero no somos partidarios de la creación de los llamados “Súper Delegados” que puso e impuso el Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, en lo largo y ancho del país.

Confieso también que ayer al escuchar lo expresado por Delfina Gómez Álvarez, empiezo a dudar (para bien) de dicha creación. Claro, siempre y cuando Gómez Álvarez, excandidata a la gubernatura mexiquense por Morena, haya hablado con la verdad y nada más con la verdad.

“Yo no vengo a gobernar (El Estado der México) porque hay un gobernador, (Alfredo Del Mazo Maza) y yo para él mis respetos, es una persona abierta, algo que nos une es que queremos el bien para nuestro municipio y estado””, expuso una vez que el Partido Acción Nacional anunciara que buscará regular su actuación de la delegada del Gobierno Federal.

¿Lo creemos?, ¡Por qué no!

En la política lo que hoy es morado mañana es verde. Lo que hoy es no mañana es sí; de lo que hoy se piensa mal, mañana se piensa bien. En vida se debe pensar en el hoy mientras en la política se actúa en el momento para beneficio personal y partidista de mañana. Así ha sido siempre…así lo hemos señalado hace mucho.

Además de supervisar la operación de los distintos apoyos sociales, emite propuestas, por lo que no se debe temer a su figura, porque no viene en otro plan, agregó Delfina Gómez.

Benéfico que lo diga. Más lo será cuando lo cumpla (aunque no lo firme). Las máximas autoridades electorales dieron el triunfo a Alfredo Del Mazo Maza y desde entonces los mexiquenses tienen gobernador, de eso no hay duda.

Hoy es hoy, el pasado no regresa y el futuro es incierto para todos. Es obvio que el Presidente de México ha encontrado en el gobernador mexiquense a un gran aliado. Se trabaja codo a codo, se respetan ideas y autonomías. Las revanchas políticas alejan a gobernantes y partidos de la sociedad y eso no es bueno para Andrés Manuel, para Del Mazo Maza, para mexiquenses y mexicanos.

                                                                              DIFICIL LEVANTARSE

El éxito consiste en vencer el temor al fracaso. Charles Augustin Sainte-Breuve.

Si los males tuvieran solución con palabras, promesas y “echarle ganas” el país no tendría dificultad alguna. Los políticos llegan tan lejos como larga tengan la lengua, la misma que los hunden de no cumplir sus promesas.

Alejandra del Moral, dirigente estatal del Partido Revolucionario Institucional (PRI) sigue muy activa con sus giras y sus largos repetitivos discursos.

No alcanzará, pensamos, para recoger y pegar los pedacitos en que quedó el partido tricolor luego de la descuartizadora que pasó sobre ellos el pasado 1 de julio del 2018. Alejandra del Moral hace su “luchita”, realiza lo que puede; se le escucha convencida, pero ella y el más “chingón” de los priistas locales podrá poner de pie al moribundo partido.

La novedad o la receta médica de Alejandra para conseguir su objetivo es seguir adelante con la reconstrucción del partido haciéndolo juntos, en un solo equipo, por ello, la prioridad del PRI son sus seccionales. Vamos por nuestros priistas porque el partido los necesita, vamos a volver a sumar, expuso.

“Vamos unidos a reestructurarnos de abajo hacia arriba; hoy va a decidir la militancia. Vamos construyendo juntos de aquí al 2012 como el partido organizado y consolidado que somos”.

“Vamos a reinventarnos y reestructurarnos con la siglas y los colores del partido porque no vamos a cambiar ni de colores ni de nombre”, destacó.

No concordamos con Alejandra del Moral. El peor enemigo –pensamos- que tiene el Partido Revolucionario Institucional (PRI) está dentro del mismo Instituto, influyendo, justamente, las siglas y colores del partido.

La mayoría de los ciudadanos no quieren saber nada, están hartos de un partido que trae, por sus pistolas, los colores de nuestro lábaro patrio. Allá ellos.

Obviedades… Yo no vengo a gobernar, porque hay un gobernador, señaló la maestra Delfina Gómez Álvarez.

Vamos unidos a reestructurarnos de abajo hacia arriba, expuso Alejandra del Moral.

No tenemos título que presumir, tampoco somos líderes de partido político, ni pretendemos enseñar a nadie y si estamos para aprender de todos. Ambas frases parecen una obviedad. No puedes gobernar porque no eres gobernadora, y no puedes levantar un edificio de arriba hacia abajo, digo.

Tal vez lloré o tal vez reí/ tal vez gané o tal vez perdí/ ahora sé que fui feliz y si lloré también ame, puedo seguir hasta el final…A mi manerA.

Correo electrónico: aguirre@8columnas.com.mx

Artículos similares