A mi manerA

Alejandro Moreno Cárdenas. Jugó sólo (sin rivales).

Por Julio Alejandro AGUIRRE PADILLA.

*De joder ha jodido.

*¿Otro “nuevo” PRI?

*Del Mazo, líder y ejemplo a seguir.

El aburrimiento es un gran tema para los moralistas; después de todo, la mitad de los pecados se cometen por su causa. Bertrand Russell.

Ayer se terminó la pachanga, perdón, el Proceso Interno en las filas del Partido Revolucionario Institucional (PRI) para conocer quién dirigirá los destinos de un partido hoy prácticamente en ruinas.

Permítaseme una pregunta estúpida ¿alguien al interior y exterior del partido pensaba que sería otro (a) y no Alejandro Moreno Cárdenas quien asumiría el control del tricolor? Obviamente no, la decisión estaba tomaba “desde en enantes”.

Sinceramente nos da lo mismo si es Juan o hubiese sido Juana. Difícilmente alguien hará cambiar

Y erradicar las viejas mañanas de un Instituto que simple y sencillamente no ha aprendido la lección ante tanto fracaso.

Lo primero que debe hacer el nuevo dirigente es enterrar la muy rayada frase de prometernos un nuevo PRI (árbol qué nace torcido jamás su tronco endereza).

Números apantallantes los que se dieron hasta el pasado domingo. Alejandro Moreno Cárdenas tenía el 83% de votación por su más “cercana” perseguidora, Ivonne Ortega con el 9.1%, y Lorena Piñón con sólo (su familia) 2.9%.

Apantallante y arrollador. Así es el PRI, no se anda por las ramas y cuándo da, da en grande a los escogidos del señor.

Llevemos los números al terreno futbolístico. Moreno Cárdenas golea 83 a 9 y la perdedora asegura que el árbitro les anuló un gol y le marcador un tanto en contra…por eso perdió.

Una vergüenza, pienso, para quién ganó e igualmente para la perdedora. La señora Ivonne Ortega, asegura que hubo mano negra y que impugnará la elección.

Tengo las pruebas para que se anule el proceso, expuso muy segura.

NO ENTIENDEN

La adversidad es un espejo en el que deben mirarse todos lo que verdaderamente quieran conocerse. Antonio Manero.

El Partido Revolucionario Institucional no aprende. Nos habla que la base para volver a las alturas es la unidad. Unidad es lo que nunca han tenido (unidad e interés no es lo mismo).

Se dice que las tres ocasiones que el partido ha perdido el poder presidencial (Con Fox, la primera; con Calderón, la segunda y con Obrador la tercera) ha sido por el hartazgo de la ciudadanía.

Quienes lo conocen aseguran que Alejandro Moreno Cárdenas es tan bueno que casi se come la lumbre a puños. Que con él al frente el Revolucionario Institucional levantará como la espuma y que los tiempos de vacas gordas están a la vuelta de esquina (si es que no se mueren antes de flacas), y todo el rollo que sólo ellos conocen muy bien.

Sin tener simpatía por algún partido político, ojalá y el Revolucionario Institucional en verdad se levante. En nuestro país no puede un solo partido tener todo el poder y el resto estar de mirones y agachones.

EL EJEMPLO EN EDOMEX

Largo es el camino de la enseñanza por medio de teorías; breve y eficaz por medio del ejemplos.

La gigantesca familia política dentro y fuera de la entidad, reconoce en el gobernador Alfredo Del Mazo Maza, el hombre fuerte del partido. El líder, el de mayor peso, confianza y credibilidad.

Pues ahí tiene Alejandro Moreno Cárdenas el mejor ejemplo a seguir. El mandatario mexiquense ha dado una cátedra de convencimiento, de unión, de diálogo y saber trabajar con autoridades de otros partido políticos.

Si Del Mazo Maza se ha ganado la confianza del mismo inventor de Morena, hoy actual Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, no queda otra que aprenderle, de seguir el ejemplo, digo.

No entiendo a Ivonne Ortega que con todo y su berrinche asegura que no se irá del PRI y que buscará la unidad, siendo la primera que se enfrenta y opone a que Moreno Cárdenas sea el próximo presidente nacional del PRI.

Lo hemos dicho infinidad de veces y todo indica que a la militancia tricolor por una (orejota) le entra y por otra (orejota) le sale. El peor enemigo de un priista es otro priista. ¡Pues allá ellos!

Tal vez lloré o tal vez reí/ tal vez gané o tal vez perdí/ ahora sé que fui feliz y si lloré también ame, puedo seguir hasta el final…A mi manerA.

Correo electrónico: aguirre@8columnas.com.mx

Artículos similares