A mi manerA

Andrés Manuel López Obrador. Golpe a la mesa muy a tiempo.

Por Julio Alejandro AGUIRRE PADILLA

*Manotazo muy a tiempo.

*La “calabaceó” Porfirio.

*En Edomex, todo igual.

Cuando un nombre tiene la posibilidad del poder, es cuando tiene la posibilidad de mostrarse como es. Luis Spota.

Hoy aunque parezca extraño iniciamos este espacio felicitando al Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, que tuvo los arrestos y la inteligencia para dar un golpe en la mesa (De Palacio de Gobierno y la mesa directiva de la Cámara de Diputados.

Inaudito, dijimos en nuestro anterior espacio, que el Ejecutivo Federal siga gritando a los cuatro vientos que él no busca la reelección y a cambio sus “hombres de confianza”, practiquen cínica y descaradamente el agandalle.

Para eso está el Presidente, para meter en cintura a sus allegados y alejados. Ahora resulta que los patos querían tirarle a la escopeta.

Ante el disgusto del tabasqueño, salió lo López Obrador y puso a todos quietos. Es una vergüenza que Morena haya querido mantenerse al frente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, afirmó Andrés Manuel.

Será un integrante del Partido Acción Nacional (PAN), eso sí, a convenir de Morena quien asuma el cargo. Mucho, pero mucho malo en verdad evitó el guía de los mexicanos al no permitir que integrantes del partido que el formó se fueran por la libre. El principal daño, piensa quien escribe, que los muchos seguidores de Obrador se decepcionaran de su don de mando y lo mandaran de regreso a su rancho, ese que queda allá lejos, tan lejos que se ubica en la…

LA CALABACEO

No hay que dejar al juicio de cada quien el conocimiento de su deber; hay que señalárselo, no dejarlo escoger; si no, según la imbecilidad y la variedad infinita de nuestras razones y opiniones, nos forjaríamos deberes que nos llevarían a comernos los unos a los otros. Michel Eyquem de la Montaigne.

Cuando Porfirio Muñoz Ledo anunció su renuncia para seguir mandando en la Cámara de Diputados, pensé, lo juro, felicitarlo y aplaudirle su decisión pero no…Porfirio –todas las pruebas apuntan a ello- reculó en su aspiración porque llegó el llamado de arriba y no porque fuese su voluntad.

Por ello no lo felicito, además, el señor Muñoz Ledo la “Calabaceó” feo. Primero se ganó el aplauso y reconocimiento de sus compañeros ante tal anuncio, pero la carroza se hizo calabaza cuando el polémico político que ha recorrido todos los partidos políticos, les mentó la madre a sus colegas (sin querer queriendo), al no darse cuenta que el micrófono estaba abierto; lo que pretendió ser un secreto a voces con Dolores Padierna, retumbó en el recinto.

Qué poca… inteligencia, tacto y compañerismo de Muñoz Ledo, quien buscará seguir en la política en lugar de irse a cuidar a los nietos.

NADA DE NADA

Tú tienes que ser antes de que puedas ser, y hacer antes de que puedas tener. Zig Ziglar.

No fuimos pocos quienes ante lo hecho y dicho se atrevieron a pensar que en el Estado de México Morena echaría marcha atrás en seguir partiendo y repartiendo el pastel en la 60 Legislatura.

Por segundo año consecutivo, el diputado Maurilio Hernández González, coordinador parlamentario de Morena, fue elegido por unanimidad de votos como presidente de la Junta de Coordinación Política (Jucopo), en tanto como vicepresidentes quedaron los diputados Miguel Sámano Peralta (PRI) y Armando Bautista Gómez (PT).

Todo hace indicar que a Hernández González no le cayó el veinte de lo dicho por el Presidente López Obrador, y lo hecho por Porfirio Muñoz. El seguirá su camino con la etiqueta de papá de los pollitos.

Ciertamente no hay reproche pues lo no prohibido es permitido; además lo que hizo lo implantaron otros partidos políticos con mayoría en la Cámara de Diputados. Algo así como una sopita de su propio chocolate.

Políticamente importa que la votación haya sido unánime; sin embargo Maurilio Hernández González se hubiese vestido de frac si recula en su deseo de seguir como mandón.

Cada cabeza es un mundo. Hay calabazas que se convierten en carrozas y carrozas que regresan a ser calabazas. La vida política, sabemos, es así.

Tal vez lloré o tal vez reí/ tal vez gané o tal vez perdí/ ahora sé que fui feliz y si lloré también ame, puedo seguir hasta el final…A mi manerA

Artículos similares