A mi manera

Pobreza. Nunca se acabará.

Por Julio Alejandro AGUIRRE PADILLA.

*País rico con ciudadanos pobres.

*Ahorro y despilfarros.

*La desigualdad se mantiene.

Consigue dinero ante todo; la virtud vendrá después. Quinto Horacio Flaco.

Si no es Juana es Chana pero no vemos cuando en México deje de existir tanta hambre y miseria. Ni siquiera en la actual administración que pomposamente dicen ser los representantes de la Cuarta Transformación.

Obviamente sabemos de qué se trata y qué se pretende bajo la administración de Andrés Manuel López Obrador. Lo que ignoramos es cuándo y cómo.

Nos unimos a los millones de ciudadanos inconformes -y lo que sigue- con pasadas administraciones en donde lo mismo el Partido Revolucionario Institucional (PRI), y el Partido Acción Nacional (PAN), no tuvieron los tamaños para sacar al país del hoyo negro en que estamos.

Poco tiempo, cierto, para exigirle al nuevo gobierno un distinto panorama. Transformar al país no son enchiladas y seis años son insuficientes para lograr el objetivo.

El Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador en su reiterativo discurso pretende acabar con un país donde existe un gobierno rico con gobernados pobres. El sueño dorado de guindas, azules, colorados, verdes o amarillos, la afiliación partidista en realidad siempre ha servido de poco.

No hay amor por partido alguno, existe un justo y sano interés por dejar atrás los tiempos de vacas flacas (pueblo) y de tanto “güey sagrado” que nada en la abundancia.

Quisiéramos aportar para que el deseo de Andrés Manuel López Obrador se cumpla; lamentablemente no sabemos, más bien no entendemos cómo si vivimos un régimen de austeridad.

Entiendo que el país no progresaba porque “los otros” la mayor parte de recursos públicos se lo llevaban y atascaban –con otros nombres- los bancos. Como viles saqueadores lo robado se lo llevaban al extranjero. Más malinchismo no puede existir.

Todo hace indicar que esos tiempos se acabaron. El combate a la corrupción va en serio y tarde o temprano arrojará los resultados deseados ¿y mientras, qué?

En México lo que ha sobrado es dinero.  Lo que no hay es quién sepa distribuir la riqueza del país. Tengo dudas, grandes dudas de cómo hará Andrés Manuel para ser un justo distribuidor de la riqueza cuando lo que impera en la actual administración es la austeridad (término que indica la cualidad de austero. Alguien austero, por su parte, es sobrio, morigerado, penitente y seguro que no hace ninguna clase de alardes y que se ajusta con rigurosidad a las normas de la moral).

Donde un servidor nació (Ramos Arizpe, Coahuila), al austero lo conocemos como el avaro).

Con la tijera en hombro –de ese tamaño el artefacto que nos está cortando- Andrés Manuel ha recibido infinidad de críticas por los recortes a necesidades y obligaciones para “Juan Pueblo”.

Evitar intermediarios que reparten y se quedan con la mayor parte, objetivo de la política del tabasqueño. Dónde queda, entonces, la confianza en el gabinete federal, todos ellos seleccionados por el Ejecutivo Federal por su honradez, ideales y amor al pueblo, pregunto.

Ellos son gobierno, ellos son quienes tienen el control casi total del país. Ellos son los que tienen el dinero que deben repartir en los objetivos y prioridades del pueblo. Es así, sólo así, como podría estrechar la brecha entre los pocos que tienen mucho y los muchos que siguen sin tener nada.

AHORRO

Cuando no se tiene dinero, siempre se piensa en él. Cuando el dinero se tiene, sólo se piensa en él. Jean Paul Getty.

En la 60 Legislatura mexiquense, con Morena en el poder, el presidente de la Junta Política, Maurilio Hernández González anunció un ahorro adicional de 50 millones de pesos como parte de dicha política de contención del gasto.

Expuso que harán un ajuste mayor en política de austeridad con la finalidad de recuperar más recursos, recordando que con la desaparición del Programa de Apoyo a la Comunidad (PAC) se re direccionaron 187.5 millones de pesos a temas de educación y salud.

Acción loable recortar del presupuesto a lo que no deja beneficios. Razón de mayor peso para que al mexiquense, y mexicano en general, no le falte lo indispensable, digo.

Con lo que andan ahorrando en todo el país, sumado a lo que no se ha ejercido del presupuesto de 2019, mucho serviría para ver un país más equilibrado.

Termino el comentario señalando que ahorrar es lo contrario a despilfarrar (cancelar el proyecto del Nuevo Aeropuerto en Texcoco mientras en Tabasco el proyecto del Tren Maya con un presupuesto entre 120 a 150 mil millones de pesos sigue firme), por ejemplo.

Lo del Aeropuerto en Texcoco era una prioridad. El Tren Maya, al parecer, es una terquedad.

¿México, país pobre? ¡No! ¡Pobres mexicanos!

Tal vez lloré o tal vez reí/ tal vez gané o tal vez perdí/ ahora sé que fui feliz y si lloré también amé, puedo seguir hasta el final…A mi manerA.

Artículos similares