A mi manerA

Por Julio A. AGUIRRE

José Luis Abarca, ex alcalde de Iguala,  una raya más al tigre.
José Luis Abarca, ex alcalde de Iguala,
una raya más al tigre.

* Manotazo en la mesa.
* ¿Sistemas de inteligencia?
* Otra raya al PRD.

Si la fuerza hace vencedores, la concordia hace invencibles. Proverbio portugués.
El  pasado fin de semana en la ciudad de Aguascalientes el presidente de México, Enrique Peña Nieto, se reunió con 29 gobernadores del país para, al buen entendedor…, dar un manotazo en la mesa y pedirles a los mandatarios que asuman sus respectivas responsabilidades.
En el entendido de quien esto escribe la Presidencia de la República está harta de tener que pegar lo que otros quiebran en sus respectivas entidades, concretamente en materia de seguridad.
Nunca es tarde para empezar, dirán los optimistas.
Tapar el pozo luego de muchos seres humanos ahogados, expondrán los más realistas.
Reconoció Peña Nieto entidades donde por diversas razones las autoridades han sido rebasadas.
Sin duda un paso adelante. Esconder o minimizar lo que sucede en distintos estados no es hablar con la verdad a los ciudadanos.
Lo acontecido en Iguala, Guerrero, y que sacudió al país, fue un grito que aún retumba en el cerebro de las máximas autoridades para que sin excusas ni pretextos, y sobre todo sin signos de impunidad, se dé un cambio de timón. Las aguas están muy agitadas y amenazan con ahogar a quienes se creen intocables.
Desorganización y en algunos casos descomposición en gobiernos municipales y estatales nos ha llevado a vivir con miedo y seguir escribiendo historia sobre masacres.
ENEMIGOS ¿OCULTOS?
La cobardía es la madre de la crueldad. Michel Eyquem de la Montaigne.
Trabajo y extensa labor de inteligencia le ha llevado al gobierno federal a la captura de líderes de importantes carteles. Enemigos «ocultos» con un poder financiero gigantesco que sirve, entre otras cosas, para comprar conciencias de autoridades, finalmente han caído y están tras las rejas.
Inexplicablemente el gobierno, actual y anteriores, nada han hecho para combatir, atrapar y hacer que paguen sus culpas los enemigos «vistos», los cercanos, aquellos que se disfrazan de servidores públicos, quienes roban y asesinan por las noches y el resto del día se pasean por las calles, asisten a actos públicos, sonríen, saludan y abrazan a la sociedad como si fueran unos ángeles de la caridad.
¿Por qué los institutos de inteligencia no investigan, rastrean y dan seguimiento a los ladrones de cuello blanco? ¿Por qué, en caso que lo hagan, no sabemos de funcionario público que haya pisado la cárcel por sus antecedentes criminales? Labores de espionaje son recurrentes en el país. Facultad que se puede entender en defensa del país, de sus instituciones y de sus líderes.
Hoy nos desgarramos las vestiduras -y algunos hasta piden perdón a la sociedad- por el caso del alcalde de Iguala, José Luis Abarca -que para variar se les escabulló de las manos- cuando la historia es rica en situaciones similares.
Esa complicidad o ignorancia de los dirigentes de los partidos políticos en su elección de candidatos resulta inaceptable, como imperdonable que el Estado mexicano no eche mano de sus institutos de inteligencia y advirtiendo al presidente de México qué clase de aliados tiene. No todo es culpa del crimen organizado. El grave problema que hoy sale a la luz después de la tragedia de Iguala es la complicidad de bajas, medianas y altas autoridades.
Para vencer al enemigo que anda en las calles primero se debe exterminar al enemigo que despachan desde oficinas de algunos gobiernos.
COMO VA…
Lavadero de manos… Garrafal error que gobiernos estatales se laven las manos de hechos criminales bajo el absurdo argumento: es delito federal, por lo tanto no es de nuestra competencia.
¿Qué es de su competencia? ¿Encarcelar borrachitos y atrapar al que se robó un pan?
Grave error que la misma Procuraduría General de la República se asuma como el que todo puede y todo soluciona atrayendo casos, tomando cartas en el asunto, invadiendo la plaza con problemas, desarmando policías y asumiendo el control total.
Esa coordinación existente entre autoridades estatales y federal tan señalada no existe.
La Policía Federal, el Ejército Mexicano y la Marina Armada de México no piden permiso ni anuncian de su presencia. Tienen un objetivo, lo cumplen y los mandos policiacos estatales ni por enterados; la actitud se entiende ante la falta de confianza en las instituciones que podrían jugar en contra de los objetivos al estar infiltrados en el crimen organizado.
Sin policías municipales y estatales confiables y capacitados el poder del Estado mexicano luce manco y cojo.
Corregir… El Partido de la Revolución Democrática (PRD) a través del diputado federal, Alejandro Sánchez Camacho anunció la presentación de una iniciativa para crear una Fiscalía Especializada para la Investigación de Datos Personales de Candidatos a Cargos de Elección Popular y Funcionarios del Servicio Público Federal, Estatal y Municipal.
¿Otro típico caso de tapar el pozo luego del niño ahogado? Sería bueno que la iniciativa anunciada quedara plasmada primero en los principios básicos del partido del sol azteca, e hicieran su parte. El caso del ex alcalde de Iguala José Luis Abarca se suma al de Julio César Godoy Toscano, medio hermano del entonces (2010) gobernador perredista,  Leonel Godoy. El medio hermano incómodo tomó protesta como diputado federal en septiembre y en Octubre fue desaforado al levantar la PGR cargos lavado de dinero, y estar relacionado con el crimen organizado en aquel estado (Michoacán).
Otro caso es el de Gregorio Sánchez quien fuera alcalde de Cancún y candidato del PRD a la gubernatura del estado. A «Greg» Sánchez se le detuvo acusado de Narcotráfico, lavado de dinero y de dar protección a dos cárteles.
El caso del ex alcalde de Iguala, José Luis Abarca, es sólo un eslabón más de la cadena de militantes que inocentemente se les han colado a los dirigentes del Sol Azteca.
Tal vez lloré o tal vez reí/ tal vez gané o tal vez perdí/ ahora sé que fui feliz y si lloré también amé, puedo seguir hasta el final… A mi manerA.
Correo electrónico: aguirre@localhost

Artículos similares