A mi manerA

Por Julio A. AGUIRRE

Martha Hilda González Calderón.  Con el tiempo en contra.
Martha Hilda González Calderón.
Con el tiempo en contra.

* El mundo impactado.
* Toluca, «patas arriba».
* Poner orden promesa.

La dificultad es una excusa que la historia nunca acepta. John F. Kennedy.
Los mexicanos iniciamos semana con la pregunta constante ¿Qué nos tiene preparado el destino para los siguientes días?.
Las dificultades para llevar el alimento diario al hogar han pasado a segundo término; hoy se sale a la calle con la preocupación y el miedo de no regresar.
«El hambre es cabrón y quién lo aguanta más», además, millones de ciudadanos están acostumbrados a sortear las cornadas que da la falta de alimento. Para lo que no está preparado -por más «cabrón» que se sea- es para enfrentar la ola criminal desatada en diferentes estados.
Jodidos pero contentos es hoy la máxima aspiración del ser humano; a eso hemos llegado en un claro retroceso en un país que grita al mundo los esperados cambios que vendrán -tiempo futuro- gracias a las reformas conseguidas.
Los discursos nos han enseñado a ser prudentes. Ciertamente el político vive de lo que promete, aunque al paso del tiempo el ciudadano no viva de eso que le prometieron.
Apoyado en las reformas en los ámbitos energético, político-electoral, hacendario, financiero, educativo y telecomunicaciones, entre otras, Enrique Peña Nieto prometió que México impactaría al mundo.
Obviamente no lo dijo dientes para afuera, el actual responsable en el país recibía, vía el Pacto por México, las «armas» que ningún presidente del país tuvo para «Mover a México» y, efectivamente, impactar al mundo.
Tras conocer el compromiso del mandatario este espacio se pronunció por impactar primero a los mexicanos.
Ciertamente una cosa va de la mano con otra; a mayor inversión mejor nivel de vida de los mexicanos. La inversión no ha llegado y la situación no ha variado.
Hoy México sigue sorprendiendo al mundo por cuestiones que lastiman a sus ciudadanos. Noticias como los de Tlatlaya, en el Estado de México, con saldo de 21 personas supuestamente fusiladas y el caso de los 43 estudiantes desaparecidos en Iguala, hacen dudar a los grandes empresarios y sus deseos de establecerse en el país.
Hay quienes señalan que la violencia registrada en varias entidades del país no perjudicará el interés y crecimiento económico anunciado. Nos parece una declaración disparatada.
La familia política mantiene su línea: Hablar sobre la repartición del pollo sin tenerlo en la mano.
Tlatlaya, en el Estado de México, e Iguala, en Guerrero, dos lunares que afean el rostro de un país que «Impactaría al mundo».
SIEMPRE LO MISMO
Como la dicha de un pueblo depende de ser bien gobernado, la elección de sus gobernantes pide una reflexión profunda. Joseph Joubert.
Los que vivimos en la capital del Estado de México, Toluca, hemos caído en una desesperación que raya en indignación.
La otrora bella y tranquila Toluca hoy convertida en lugar clave para que la delincuencia realice operaciones ante la tibia respuesta de las autoridades; por si algo faltara el centro histórico asemeja un campo de batalla debido a las obras «de gran calado» que realiza el ayuntamiento encabezado por la priísta Martha Hilda González Calderón.
En su momento señalamos que Juan Rodolfo Sánchez Gómez, entonces alcalde panista, peleaba el primer sitio como el edil más ineficaz en la historia del municipio. Cerca del término de su gestión puso de cabeza la ciudad; levantó pavimentos, agrandó banquetas, achicó calles y tumbo árboles, obras que no concluyó.
Hoy, coincidentemente la actual administración a punto de dejar el poder ha iniciado una serie de obras que tiene, insistimos «patas arriba» a la capital del Estado. ¿Habrán planeado bien el tiempo de conclusión de obras, o las dejarán inconclusas?.
La pregunta tiene una base sólida tomando de ejemplo lo que sucede con la Alameda Central.
En febrero del 2014 Toluca fungió como sede de la Cumbre de Líderes de América del Norte con la presencia de Barack Obama, presidente de Estados Unidos, y Stephen Harper, primer ministro de Canadá, recibidos por el presidente de México,0 Enrique Peña Nieto.
En dicho mes se pintaron calles, remozaron plazas, reubicaron el comercio informal y hasta los que dan lustre al calzado se vieron beneficiados con «modernas y coquetas» sillas.
Se fueron los invitados especiales y desde entonces se volvió a cerrar la Alameda Central. Ocho meses han pasado y permanece cerrada y lo peor, no se ve para cuando dicho espacio le sea regresado al pueblo.
Hacer como que haces da como resultado el no hacer nada. No olviden que el pueblo tiene memoria.
COMO VA…
Trabajando…el tema de Iguala sigue siendo, obviamente, prioridad del presidente de México. Al lugar que vaya el Ejecutivo federal, el tema primario es sobre el caso Iguala y los estudiantes desaparecidos. En Poza Rica el mandatario expuso que lamentablemente el compromiso asumido por la sociedad y su gobierno se ha visto empañado por los hechos de Iguala, Guerrero, pero reiteró que se trabaja con prioridad para esclarecerlos.
«Trabajamos para poner orden y evitar que el crimen organizado se infiltre en las estructuras de gobierno y afecte la tranquilidad de la sociedad», y en ese sentido refrendó el compromiso de su administración para hacer valer el Estado de derecho.
Se entiende que las acciones anunciadas son a futuro: Evitar que el crimen organizado se infiltre, pero hoy, hoy, hoy lo que ocupa al gobierno federal es detectar y poner orden en los gobiernos YA INFLITRADOS por el crimen organizado.
Tal vez lloré o tal vez reí/ tal vez gané o tal vez perdí/ ahora sé que fui feliz y si lloré también amé, puedo seguir hasta el final…A mi manerA.
Correo electrónico: aguirre@localhost

Artículos similares