A mi manerA

0
10

¡México vive! ¡Viva México!
*Cuando te toca, aunque te quites.
*Cuando no te toca, aunque te pongas.

Por Julio Alejandro AGUIRRE PADILLA

A veces podemos pasarnos años sin vivir en absoluto, y de pronto toda nuestra vida se concentra en un sólo instante. Oscar Wilde.
Hoy día no se habla de otra cosa que del Covid-19. Muchos dichos e insuficientes hechos.
La ignorancia unida a la desesperación nos hacen actuar de una manera inútil. No cuestiono a nadie por lo que hace y de lo que habla.
Obviamente yo no entiendo muchas cosas ejemplo: para qué diablos sirve comprar papel de baño en inusuales cantidades, por mencionar un solo caso; menos entiendo que los contagiados se aliviarán al no permitir la corrupción.
Confundir la gimnasia con la magnesia puede resultar peor el remedio que la enfermedad.
Cuando un servidor pasó de los 50 (años) hice un agradecimiento «especial» a Dios.
Ahora sí, cuando tú quieras señor, le dije.
Desde entonces perdí el temor a todo y a todos. De Toluca (donde crecí) rumbo a Ramos Arizpe, Coah, donde nací, sufrí un accidente. El coche se hizo pedazos y logré salir por mi propio pie.
No olvidaré, entonces, la primera presencia de quien llegó para auxiliarme y sus primeras palabras: «Amigo, dale gracias a Dios, acabas de volver a nacer», me dijo.
Suficiente. El trailero me dijo, en esa frase, todo.
Entendí entonces el significado de esa frase que muchas personas de mi época expresaban: » Cuando te toca, aunque te quites. Cuando no te tocas, aunque te pongas».
Dicen que los viejos tenemos mayores posibilidades de contagio.
De los males el menor, digo yo. Los niños, las mujeres y los jóvenes primero. En ellos está el presente y el futuro de México…del mundo.
Los viejos, muchas veces abandonados por las autoridades… ¡ y hasta por familiares!, ya hicimos (aunque muchos aún no han terminado)lo que nos correspondía.
Los mexicanos somos tan valientes que hasta de la muerte nos burlamos; nos hemos visto en el «Ojo del Huracán», y nos hemos levantado.
No veo porqué de esta (Pandemia) no lo hagamos. Ciertamente algunos quedarán en el intento pero lucharán
como mexicanos…como guerreros.
Sí a la preocupación.
Si a la ocupación.
Si a la confianza.
No a la desesperación.
No al pesimismo.
¡No al miedo!
Recordemos que la «huesuda» siempre nos anda pelando los dientes.
Y no olvidemos, tampoco, que en esta vida sólo vamos de paso.
Lo mejor para todo México. Lo mejor para el mundo entero.
Dicho con todo respeto y los mejores deseos… A mi manerA.
Acostúmbrate a pensar que la muerte nada es para nosotros, porque todo bien y mal reside en la sensación, y la muerte es privación del sentir. Epícuro.