A proceso presunto agresor de Francisco Rojas

Foto Cortesía

El Ministerio Público de la Fiscalía Especializada en Homicidios del Valle de México, de esta Fiscalía General de Justicia del Estado de México (FGJEM) acreditó la probable participación de Sergio “N”, en el delito de homicidio en agravio de Francisco Rojas San Román, precandidato del PRI a la alcaldía de Cuautitlán Izcalli y su cuñada, ilícito por el que un Juez determinó vincularlo a proceso.

Luego de revisar los elementos de prueba aportados por el Representante Social, la Autoridad Judicial con sede en Cuautitlán determinó iniciar un proceso legal en contra de este individuo quien habría participado en la agresión de la que fue objeto Francisco Rojas San Román, así como un familiar de éste, en el municipio de Cuautitlán Izcalli, el pasado 3 de febrero.

Este sujeto enfrenta cargos por los hechos ocurridos en la colonia San Lorenzo Río Tenco, en el municipio de Cuautitlán Izcalli, minutos antes de la media noche del 3 de febrero. Ese día las victimas recibieron disparos de arma de fuego y fueron trasladados a un hospital para su atención médica, donde luego fallecieron a consecuencia de las heridas que presentaban.

Tras registrarse este ilícito, Agentes de la FGJEM realizaron diversas diligencias para identificar y detener a los probables agresores, además fue emitido un acuerdo de una recompensa de hasta 500 mil pesos a quien aportara datos para la localización de dos personas al parecer relacionadas con estos hechos.

Derivado de la indagatoria realizada por esta Institución, se pudo establecer la probable participación de Sergio “N” en estos hechos, por tal motivo, elementos de esta Fiscalía estatal  cumplimentaron una orden de aprehensión en su contra, y fue ingresado al Centro Penitenciario y de Reinserción Social de Cuautitlán, en donde quedó a disposición de la Autoridad Judicial, quien determinó su vinculación a proceso por el delito de homicidio, con un plazo de cuatro meses para el cierre de investigación, sin embargo se le presume inocente hasta que sea dictada una sentencia condenatoria en su contra.