ANDAMIAJE ALTERNO

Novedad creativa de Raúl Cáceres Carenzo en la tradición poética
(SEGUNDA DE DOS PARTES)

Roberto Sebastián Nava Fabela
La poesía refiere al instante de ver, oír, oler, sentir, tocar e intuir, en un estado anímico, como hasta siempre se ha sentido y es tan efímera como eterna, el poema es la proyección humana de sus instantes. El poeta Raúl Cáceres Carenzo afirmaba: “la poesía hace un llamado”.

Ese llamado de la poesía al ser humano que le hace y el cual refería Raúl Cáceres, es un ir a mostrarse desnudo ante los demás y esto lo asevera Pedro Salvador Ale, en el sentido de exponer sus emociones, sentimientos, ideales y sobre todo su verdad como escritor.

El llamado nos decía el poeta Raúl Cáceres, no es a todos, tan sólo es a quien la poesía le tiene un algo qué decir desde su yo poético, expresado cuando el poeta es escrito a satisfacción, después de haber pasado por una estrategia de escritura, con autocrítica y critica de los otros que nos leen y escuchan, en esa didáctica de la creación poética transcurría la voz de este vate, no sólo aquella plasmada con la palabra para ser escuchada a través de sus libros de Raúl, gran poeta, sino también la de un maestro que impulsó a nuevas generaciones de poetas, trabó relación con los poetas jóvenes, como un acto poético y pedagógico, ofreció sus enseñanzas literarias para fortalecer conocimientos y habilidades, de aquellos que recurrimos a su asesoría o a los talleres que impartió.

La poesía de Raúl Cáceres Carenzo fue apegada a la novedad dentro de la tradición poética, un yo poético expresado en forma magistral. Quizá el llamado de la poesía, al que aludía lo recibió desde su infancia, cuando asistía a diversas actividades culturales, de ahí sus motivaciones poéticas, teatrales, periodísticas y de una amplia gama de expresiones culturales. Dos aspectos confluyeron en la vida de nuestro poeta mexicano, nacido en Halachó, Yucatán, una, sus habilidades y la otra, su entorno. Aspectos que, a lo sumo, lo condujeron a vivir en la ciudad de México para llevar su voz poética y dejarla escuchar.

Más allá de los premios que pueda recibir un poeta como reconocimiento a su calidad poética, sobresale su yo poético y la comunicación imaginaria lograda, porque el vate habla y ese decir es susceptible de ser repetido e interpretado en infinidad de lecturas.

Como bien expresaba Raúl Cáceres Carenzo quien en poesía se ajusta a la moda perece. La poesía es imaginación, es un acto hablado en la palabra escrita y el lector escucha el decir del poeta, siente el ritmo y lo transporta a mundo infinitos derivados del verso, de la historicidad de la persona y su contexto.

La obra poética de Raúl Cáceres Carenzo es de gran calidad y produce dos efectos en el lector, el goce estético y alguna emoción. Este bardo dominaba el oficio de poeta, creador de sonetos y versos libres, los temas del amor, muerte, vida son algunos de los abordados por su yo poético, a veces sarcástico, producto de lo vivido y visto en su entorno como un modo de mostrar otras posibilidades de desarrollo humano.

La poesía como acto creativo inherente al devenir del ser humano, es la totalidad de la existencia, un poema es irrepetible, en esa calidad única que le confiere el lenguaje mediante, la imagen, desde el concepto de Reverdy, la metáfora, la comparación y la sonoridad.

En los poemas de Raúl Cáceres Carenzo encontramos la totalidad de la poesía y su propia cosmovisión. El lector tiene la posibilidad de recrear mundos, según sea su interpretación, su propia comprensión de la voz poética que le habla.

“¿Qué es poesía? ¿Y tú me lo preguntas / Poesía… eres tú”, Gustavo Adolfo Bécquer. En efecto, este poema nos ubica, en que el ser humano en sí mismo es poesía, el poeta es el instrumento para hacerla tangible con el lenguaje, el poema como lo expresó Octavio Paz es el mediador entre el lector y la poesía. Atrapar los instantes poéticos y recrearlos en la lectura son dos actos poéticos. En Raúl Cáceres Carenzo el acto poético creativo fue su vida y la lectura una acción propia y una finalidad, de reencontrarse siempre con los lectores, como una acción de decir algo nuevo sobre los grandes temas y asombrar con sus versos, la imaginación y su ritmo, los cuales permanecen en sus libros son una invitación a recrear el tiempo donde hizo época y permanece a través de sus versos, en esa condición humana encarnada en la poesía. Esperamos con gran deseo lector la obra del poeta Benjamín Araujo, respecto del gran poeta Raúl Cáceres Carenzo.

Artículos similares