Argentina asumió presidencia del G-20

* Y organiza cumbre de OMC.

Buenos Aires.- Argentina se convertirá en el primer país del mundo en asumir de manera simultánea la presidencia del Grupo de los Veinte (G-20) y organizar la cumbre de la Organización Mundial del Comercio (OMC), gracias a las gestiones realizadas por el gobierno de Mauricio Macri.
El próximo jueves, Macri encabezará un acto en Buenos Aires en el que recibirá el traspaso de la presidencia del G-20 por parte de la canciller federal alemana Ángela Merkel, quien participará en la ceremonia a través de un video.
Desde el Centro Cultural Kirchner de esta capital, el presidente ofrecerá un discurso ante su gabinete, senadores, diputados, gobernadores y dirigentes sociales en torno a los objetivos del primer país sudamericano que encabeza el influyente grupo de países.
Ese mismo día, en la patagónica ciudad de Bariloche comenzarán los trabajos preparatorios de la cumbre del G-20 que se realizará en noviembre de 2018 y a la que vendrán Merkel y los presidentes de China, Xi Jinping; Rusia, Vladimir Putin y Estados Unidos, Donald Trump, entre otros.
Antes de la cumbre se relizarán 50 reuniones en las ciudades de Buenos Aires, Mar del Plata, Rosario, Córdoba, Mendoza, Bariloche, Salta, Jujuy, Puerto Iguazú y Ushuaia en las que se acordarán los debates políticos y económicos que se abordarán.
El G-20 está integrado por Estados Unidos, China, Japón, Alemania, Reino Unido, Francia, India, Brasil, Italia, Canadá, Corea del Sur, Rusia, Australia, México, Indonesia, Turquía, Arabia Saudita, Argentina, Sudáfrica y la Unión Europea como bloque regional. Esta será la primera vez que un país sudamericano asuma la presidencia del influyente grupo, pero además, el reposicionamiento internacional de Argentina se reforzará con la cumbre de la OMC que se realizará del 10 al 14 de diciembre próximo.A este encuentro, que dirige la excanciller Susana Malcorra, vendrán ministros de 174 países que debatirán los cambios del comercio internacional en un momento en el que Estados Unidos brega por el cierre de sus mercados, mientras que el resto del mundo apuesta por más tratados de libre comercio. Tanto para los preparativos del G-20 como para la cumbre de la OMC, la principal preocupación del gobierno es la seguridad, ya que diversas organizaciones sociales anticiparon protestas, por lo que habrá operativos especiales.