Ayón y Real Madrid a la final de Euroliga

    Madrid.- Sin bajar ritmo que ha ofrecido en los últimos encuentros, el mexicano Gustavo Ayón volvió a ser estandarte como el máximo encestador de su equipo en el triunfo del Real Madrid 96-87 sobre Fenerbahce Ulker de Turquía dentro de la Euroliga, con lo que accedieron a la final.

Por tercera ocasión consecutiva, los “merengues” estarán en la etapa decisiva del certamen continental y buscarán levantar su primera corona bajo el formato actual, sacándose “la espinita” por las últimas dos desilusiones en los duelos decisivos.

El nayarita y sus compañeros ya se frotan las manos para hacer a este conjunto monarca de Europa por novena ocasión y tendrán posibilidad de revancha cuando se midan este domingo al Olympiacos de Grecia, franquicia que les arrebató la gloria en la campaña 2012-13.

Durante los 26:47 minutos que estuvo sobre la duela del Barclaycard Center, el “Titán” se despachó con la cuchara grande, al aportar 18 puntos, seis asistencias, tres robos, un tapón y siete rebotes, rubro en el que también se consolidó como el mejor de la tarde.

Aunque terminó al límite con las faltas, el “Palacio” le reconoció su entrega y se marchó al banquillo entre aplausos y el reconocimiento de sus compañeros.

Un segundo cuarto de total monopolio “blanco”, con parcial de 35-14, encaminó a los pupilos de Pablo Laso a conseguir el objetivo ante su gente, que nuevamente estará de su lado en la final ya que Madrid es la ciudad sede este año.  Además de la entrega de Ayón, a la escuadra madridista le benefició el regreso de su alero estrella Rudy Fernández, quien había estado ausente por lesión en los últimos compromisos.

Asimismo, disfrutaron de una cátedra de triples con el estadounidense K.C. Rivers y la experiencia del argentino Andrés Nocioni, quien también fue clave para controlar el segundo aire que los turcos pretendían tomar en la segunda mitad.

De nada sirvió el concierto de puntos del estadounidense Andrew Goudelock, quien totalizó 26, ni del checo Jan Vesely, que festejó 20, la reacción visitante fue muy tardía pese a los incesantes gritos del puñado de aficionados que los acompañó.