B. Obama reconoce impotencia e injusticia

*De muchos de los jóvenes de color que viven en Estados Unidos

es lo que ha alimentado las protestas sociales que conmocionan al país.

    Nueva York.- El presidente Barack Obama expresó que la sensación de impotencia e injusticia de muchos de los jóvenes de color que viven en Estados Unidos es lo que ha alimentado las protestas sociales que conmocionan al país.
“La sensación de injusticia e impotencia, de que la gente no escucha sus voces, ayudó a alimentar algunas de las protestas que hemos visto en lugares como Baltimore y Ferguson y aquí mismo en Nueva York”, manifestó Obama.
En la Universidad de la Ciudad de Nueva York (CUNY), Obama destacó que tales protestas se catalizaron por las muertes de jóvenes afroamericanos, y la sensación entre las minorías latinas y negras de que “la ley no siempre es aplicada de manera pareja en este país”.
Aseguró que la sensación de hombres, niños y jóvenes latinos y afroamericanos de ser tratados de manera diferente cuando son arrestados por la policía, o cuando se les presentan cargos y son encarcelados, tiene bases en estadísticas que no pueden disputarse.
Explicó que estas comunidades han tenido más desventajas que la comunidad anglosajona en Estados Unidos, y que prácticamente en cualquier indicador “las oportunidades de vida del joven promedio de color es peor que la de sus pares”.
“Esas brechas de oportunidades comienzan temprano, a menudo durante el nacimiento, y se van acumulando en el tiempo, lo que hace que sean más difíciles de zanjar, haciendo que muchos hombres y mujeres sientan que no importa qué tan duro traten, que nunca alcanzarán sus sueños”, declaró.
Obama abordó el tema una semana después de que el gobierno de la ciudad de Baltimore declaró un toque de queda a fin de controlar las protestas multitudinarias por la muerte del joven afroamericano Freddie Gray mientras se encontraba bajo custodia de la policía.
Muertes de otros afroamericanos desarmados a manos de oficiales de la policía han despertado en los últimos meses protestas multitudinarias en Ferguson y Nueva York.
Para mejorar las oportunidades de los jóvenes de grupos minoritarios, Obama anunció este lunes la expansión de una organización sin fines de lucro llamada My Brother’s Keeper (Guardián de mi hermano), cuyo fin es impulsar los niveles de escolaridad entre estas comunidades.
La expansión incluye una alianza con la iniciativa privada, que se impuso como meta duplicar el porcentaje de niños y jóvenes de color que puedan leer de manera satisfactoria al llegar al tercer grado.
Asimismo, se fijó como meta aumentar las tasas de graduación de educación media, e impulsar el acceso de 50 mil más de estos jóvenes de minorías en la educación posterior a la secundaria.
El presidente explicó que la iniciativa privada debe saber que los jóvenes de color serán también la fuerza de trabajo del futuro, por lo que deben apostar en su educación. Subrayó, sin embargo, el imperativo moral de impulsar el progreso de estas comunidades.
“No basta con celebrar los ideales sobre los que fuimos erigidos (como nación): libertad para todos, justicia para todos, igualdad para todos. Esas palabras no pueden quedarse en el papel”, aseveró Obama.
Expresó que para cristalizar tales ideales era preciso que los niños y jóvenes de las comunidades minoritarias nunca sintieran que “sus vidas de alguna manera valen menos” que las del resto del país.