Bajo control

Foto Juan Hernández

POR Gerardo GARCÍA HERNÁNDEZ

A 60  horas de trabajos, a través de 20 mil bultos de arena se taponeó la fisura de 15 metros en el Río Lerma que ocasionó inundaciones en San Mateo Atenco, sin embargó, el nivel de las aguas negras no cede y se estima que éste se controle hasta el jueves, a la fecha se tienen dos mil viviendas, con cinco mil damnificados

Al continuar la emergencia y la tragedia, el gobierno estatal y el ayuntamiento aperturaron dos albergues con servidores públicos del DIF y de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesem); adicionalmente existe un centro de acopio de víveres donde se pide agua y alimentos no perecederos, así como papel higiénico,  cobijas y colchas.

A un costado del Río Lerma, en la comunidad de San Pedro, San Mateo Atenco, las anegaciones no bajan de nivel lo que obliga a las personas a continuar afuera de sus viviendas que están afectadas.

Para andar en las calles, son necesarias las botas dd hule y trasladarse en vehículos para evitar el contacto de las aguas sucias.

El señor, Crisóforo Félix Gutiérrez Ortega denuncia que durante la contingencia la autoridad se ha limitado a levantar un censo de los daños y hasta ayer lunes, no contaba con servicios de salud.

“Simplemente ponen policías, pero para qué, sino no nos ayudan en nada, ahorita no están dando costales y arena para ver si ahí tapamos las banquetas que ya se está metiendo, pero hasta la fecha una persona nos ofreció unas botas por familia”, narró.

En la zona El Ejército mantiene el Plan DNIII, existe presencia de las autoridades de protección civil, de la Policía municipal, aunque poco sirve su presencia, pues son paulatinas las labores de limpieza.

En  la misma comunidad de San Pedro, San Mateo Atenco, se llevó a cabo el dragado del agua de caño del Río Viejo al Río Lerma, éste último mantiene sus niveles máximos de capacidad.

Una vez que se concluyó con las instalaciones de costales, el gobierno estatal informó que se mantienen trabajando en dos vertientes: el auxilio a la ciudadanía y los trabajos de ingeniería hidráulica para reparar la fisura del bordo.

Reportó que para las labores de emergencia se desplazaron a más de 500 servidores públicos, con el apoyo de 340 elementos del Ejército mexicano.

Se operó una excavadora, cinco retroexcavadoras, 11 camiones de volteo, dos camiones de presión succión, un mini cargador, dos especializados, una moto conformadora y un equipo hidroneumático de corto alcance.

Desde el sábado 1 de septiembre hasta el momento, el DIFEM ha entregado 2 mil 500 despensas, 5 mil botellas de agua, 2 mil pares de botas, más de 100 viviendas abastecidas con costales de arena para contener el avance del agua.

De igual forma, se instalaron 50 baños móviles más que se suman a los 30 colocados el día de ayer y se puso a disposición 300 camionetas para labores de acarreo de muebles.

Artículos similares