Bajo el agua hospital y casas en San Felipe

Evacuación de pacientes del hospital de San Felipe del Progreso tras una intensa lluvia que afectó sus instalaciones, por lo que  Protección Civil recomendó a las autoridades mantener lugares alternos en donde llegaron los enfermos. De acuerdo a los informes de la presidencia municipal todo quedó bajo control, no obstante que las lluvias podrían continuar en la región pero las mismas sin generar mayor  problema a la población.
Evacuación de pacientes del hospital de San Felipe del Progreso tras una intensa lluvia que afectó sus instalaciones, por lo que Protección Civil recomendó a las autoridades mantener lugares alternos en donde llegaron los enfermos. De acuerdo a los informes de la presidencia municipal todo quedó bajo control, no obstante que las lluvias podrían continuar en la región pero las mismas sin generar mayor problema a la población.

*Evacuan a internos y familias en municipio de zona mazahua.

*Ayuntamiento reacciona y ofrece apoyo a los damnificados.

 

San Felipe del Progreso.- Luego de la contingencia que se suscitó la noche del pasado jueves debido a las intensas lluvias en la cabecera municipal, donde el hospital general y alrededor de 100 viviendas resultaron con afectaciones, el alcalde Abraham Monroy Esquivel dijo que los trabajos tanto de evacuación de pacientes como de limpieza de hogares se realizó durante la noche del jueves y la mañana de ayer viernes, además de brindar el apoyo necesario a las familias que así lo solicitaron.
“Como nunca llovió en San Felipe del Progreso y fue por espacio de dos horas, lo que ocasionó que tanto el río Purla y la presa Juárez se desbordaran y provocaran inundaciones tanto en viviendas, negocios, como el nosocomio, el reporte fue de al menos 100 casas dañadas y el hospital general”.
Por lo que se tuvo que evacuar en su totalidad, dijo, trasladando a 33 pacientes, entre adultos e infantes, los cuales fueron canalizados a diferentes municipios vecinos como Ixtlahuaca, Atlacomulco, Jocotitlán y Acambay.
Monroy Esquivel, precisó que afortunadamente la contingencia se atendió a tiempo por lo que no hubo pérdidas humanas que lamentar y aunque el agua en el hospital subió sólo 30 centímetros se tuvo que desalojar por higiene. Asimismo, refirió que en el caso del nosocomio, será la Secretaría de Salud quien se encargará de cuantificar los daños materiales y será también la misma dependencia quien determine cuando pueden regresar los pacientes, médicos y enfermeras a realizar su trabajo de manera adecuada.
Pero en cuanto a las viviendas del municipio, continuó, esperamos que el fin de semana sea suficiente para que puedan estar en sus hogares seguros y secos, y con los servicios básicos funcionando.
El presidente municipal comentó que lo más alto que alcanzó el nivel del agua fue de dos metros y lo menos afectado, fue de 30 centímetros, lo que paso en el nosocomio, pero por higiene se tuvo que desalojar.
Cabe mencionar que fueron 30 elementos de Protección Civil y 85 elementos de Seguridad Pública los que estuvieron apoyando en los trabajos de limpieza, además de elementos de la Secretaría de Seguridad Ciudadana y militares.

Artículos similares