Ciclovía del terror

Foto Victoria Acevedo

POR Rafael Rodríguez

 

Tras hacer un recorrido, 8 columnas comprobó que el estado actual de estas vías, destinadas únicamente a la circulación de bicicletas, se encuentran en un alto estado de detrimento.

Poder circular en automóvil por las calles y avenidas de Toluca requiere de mucha paciencia, astucia y tiempo. Con el objetivo de aminorar la carga vehicular, así como promover el uso de sistemas de transporte sustentable, hace algunos años se impulsó la creación, y utilización, de una ciclovía en la capital mexiquense.

Sin embargo, producto del vandalismo, robo de mobiliario e imprudencia de los conductores de automóviles; el deterioro en esta vía de circulación, parece aumentar conforme pasan los años desde su inauguración un 10 de noviembre de 2013. Fecha en la que la obra colocaba a Toluca cómo el primer municipio del país en contar con una ciclovía bidireccional, señalizada y con semáforos.

A casi cinco años desde aquella primera pedaleada, por parte de la entonces presidenta municipal Martha Hilda González Calderón, las acciones en favor de darle mantenimiento quedaron sobrepasadas por las peripecias, peligros y maltratos, que corren la mayoría de las obras públicas en la entidad.

Los poco más de 2 kilómetros que comprenden la vía, desde el parque Cuauhtémoc, conocido como La Alameda, hasta Ciudad Universitaria; se encuentran en detrimento derivado de una serie de factores sociales, medio ambientales e imprudenciales.

Durante un recorrido realizado sobre la avenida Hidalgo, en dirección a Zinacantepec, fue posible comprobar que hacen falta varios elementos de señalización, que originalmente ahí estaban, en los carriles destinados únicamente al uso de estos vehículos de dos ruedas.

Pudimos revisar también que los objetos conocidos cómo “delineadores”, se encontraban tirados, fuera de su lugar o simplemente ausentes.

La señalización gráfica sobre el asfalto de estos carriles, sucumbió ante los factores climatológicos de los últimos meses, misma que no ha sido repintada.

La imprudencia de algunos conductores de vehículos automotores, ha sido también un factor de deterioro en la ciclovía; pues durante nuestro recorrido, de poco más de una hora, fue posible observar al menos a 10 automóviles estacionarse, saltando las medidas que “impiden” que lo hagan.

De la vigilancia de este sendero está encargado del Instituto de Planeación Urbana de Toluca, a quien les hacemos un atento llamado para la revisión y futuro mantenimiento a esta obra.

Artículos similares