Ciudad Universitaria, 65 años de ser polo de desarrollo educativo nacional

REDACCIÓN

Con un concepto integral de la arquitectura, Ciudad Universitaria (CU) cumple 65 años y se mantiene como un espacio moderno donde el arte, la cultura, la educación, la docencia y la investigación confluyen y aportan al desarrollo del país.

Desde que este espacio emblemático de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) abrió sus puertas en el sur de la capital mexicana, sus instalaciones y su comunidad se convirtieron en un sitio y una estructura de vanguardia que le dio una proyección nacional e intermnacional distinta a los estudios de nivel superior.

De acuerdo con la máxima casa de estudios del país, el lunes 22 de marzo de 1954 el presidente Adolfo Ruiz Cortines encabezó la ceremonia inaugural de los los primeros cursos en Ciudad Universitaria, que tenía cupo para 25 mil estudiantes.

Señaló que en esos años, la UNAM estaba dispersa en el Barrio Universitario, en el Centro Histórico de la Ciudad de México, y la creación de CU determinó el paisaje al sur capitalino y se convirtió en un polo de desarrollo y urbanización.

Indicó que al abrir los cursos en el campus central, comenzaron a funcionar las facultades de Filosofía y Letras y Ciencias, y las escuelas nacionales de Arquitectura, Comercio y Administración, Ingeniería, Jurisprudencia y Medicina.

Asimismo, los institutos de Historia, Derecho Comparado, Geografía, Geofísica, Matemáticas, Física, Química, y de investigaciones Sociales y Estéticas, así como el Centro de Estudios Filosóficos y la Biblioteca Central, el Observatorio Astronómico Nacional, el Estadio Universitario y los campos deportivos.

En su primer año, Ciudad Universitaria contó con una población de seis mil 933 alumnos, de los cuales 935 eran mujeres, y para 1955 la matrícula estudiantil llegó a los 25 mil estudiantes.

Actualmente, en CU al menos 116 mil 506 jóvenes cursan alguna de las 125 carreras que imparte esta casa de estudios, con una afluencia diaria que supera las 300 mil personas, entre trabajadores, docentes, investigadores, alumnos y público en general, además de una oferta cultural que cada año alcanza las más de dos millones 200 mil visitas.

En sus cuatro primeros años, las edificaciones ocupaban una superficie menor a los 300 mil metros cuadrados y a la fecha tiene en total 713 hectáreas, de las que 284 son superficie construida.