Combate a la corrupción es meramente procesal, no ético

El gobierno de México no ha actuado para castigar a extranjeros que pagan sobornos para obtener beneficios en el país, manifestó Lizbeth Xóchitl Padilla Sanabria en su conferencia a la que asistió el alcalde de Tultepec, Armando Portuguez.

 *Piden sentencias condenatorias en contra quienes saquean al país.

TULTEPEC, MÉX.- El combate a la corrupción debe ser meramente procesal, no ético, afirmó la Doctora en Derecho Lizbeth Xóchitl Padilla Sanabria, al impartir la conferencia Técnicas Ordinarias y Especiales de Litigación en el Procedimiento Administrativo de Responsabilidad Dentro del Sistema Nacional Anticorrupción.
De acuerdo con la jurista estudiosa del derecho y especialización en el sistema anticorrupción, México es considerado como el país número uno en corrupción de entre las 34 naciones que conforman la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) y en el lugar 148 a nivel mundial, inclusive por encima de países africanos. Ante el alcalde Armando Portuguez Fuentes, integrantes del Cabildo, servidores públicos y estudiantes de derecho; la ponente refirió también el hecho de que Transparencia Internacional ubique a México como una de las naciones más corruptas del mundo, inhibe la inversión extranjera en nuestro país.
“La OCDE expresó su preocupación por que el gobierno de México no ha actuado para castigar a extranjeros que pagan sobornos para obtener beneficios en el país, aun cuando hace 19 años ratificó una convención anticohecho impulsada por el organismo”.
Precisó que en un reporte la OCDE apremió a México a dar prioridad a la lucha contra el cohecho internacional, ya que 19 años después de haber ratificado la convención en la materia aún no ha procesado un caso relacionado con el soborno de funcionarios extranjeros.
“México es el único país latinoamericano donde ningún funcionario ha sido castigado por recibir sobornos que la empresa brasileña Odebrecht que reconoció haber pagado a políticos para obtener beneficios”.
La ponente aseguró que el verdadero combate a la corrupción que los mexicanos esperan es que se dicten sentencias condenatorias en contra de aquellos servidores públicos que saquean al país.
Contrario a lo sucedido en el caso de Javier Duarte, exgobernador de Veracruz, donde pese a haber defraudado por 480 mil millones de dólares, sólo fue condenado a 9 años de prisión y podrá salir en dos años y medio más, “gracias a un sistema penal a modo”.