Conferencia de la pintura rupesatre en aMéxico

Con la conferencia sobre Pintura Rupestre en México el Ayuntamiento reitera su compromiso de continuar con el impulso a espacios propios para la cultura y hacer de Tultepec un referente cultural en la región.

Tultepec, Méx.- Con la ponencia La Pintura Rupestre en México, impartida por la Arqueóloga María Luisa Rivas Bringas, continúa el Ciclo de Conferencias del Museo del Mamut de Tultepec, ubicado en la Casa de Cultura Víctor Urbán Velasco.
Ante la presencia de integrantes del Ayuntamiento y de un grupo de estudiantes de la preparatoria del Instituto de Integración Cultural y del Centro Cultural Uxmal; la arqueóloga quien participa activamente en el proyecto eje de Arqueología de Montaña de la Escuela Nacional de Antropología e Historia, brindó una amplia exposición sobre lo que es el arte rupestre en el mundo. Lo describió como toda aquella manifestación artística o pictórica que el ser humano ha plasmado a lo largo de toda su historia sobre superficies naturales como rocas, cuevas e inclusive en el suelo; a través de diversas técnicas y materiales como son pigmentos naturales, minerales o de grabados.
La especialista, quien actualmente se desarrolla como investigadora en el proyecto de pintura rupestre del Istmo de Tehuantepec, en el Instituto de Investigaciones Estéticas, UNAM sede Oaxaca; expresó que cada una de las pinturas reflejan en cada caso y lugar, las formas como el hombre se relaciona con la naturaleza de su entorno y cómo percibe la vida y el orden de las cosas de acuerdo a su época.
Apoyada con un proyector, la historiadora mostró diversas imágenes y fotografías de pinturas rupestres de todo el mundo, y explicó que la antigüedad de las mismas se determina través de técnicas científicas, pruebas de carbono catorce, o con base en el tipo de grabado o imagen y elementos asociados a las mismas para determinar su edad aproximada.
Explicó que éstas son algunas muestras de la manifestación del hombre a lo largo de su historia, como es el caso de las localizadas en la Cueva de Xobec y Laxcaux, Francia, Grabados con pigmento en Noruega, Cueva de Las Monas, Argentina, Arizona, entre otras; donde predominan figuras humanas, cuerpos de animales diversos, figuras geométricas, astronómicas, espirales y líneas ordenadas como marcadores de tiempo. En el caso de México mostró pinturas encontradas en la Cueva del Ratón, en Baja California, Cueva de Las Monas y la del Padre en Chihuahua, Plazuelas en Guanajuato, El Tendido, Hidalgo de la región otomí y occidental, en la que se ubica una pirámide por un lado y una iglesia por el otro, como una muestra de la convivencia entre dos culturas.