Corte británica posterga veredicto sobre Brexit

FOTO NTX

REDACCION

La Corte Suprema de Reino Unido dará a conocer la próxima semana su veredicto sobre la legitimidad de la suspensión del Parlamento decretada por el primer ministro Boris Johnson, que ha sido calificada de ilegal por la oposición del país europeo.

El máximo tribunal británico concluyó este jueves una audiencia de tres días, en la que los 11 magistrados escucharon los argumentos a favor y en contra de la medida de Johnson, quien busca la salida de Reino Unido de la Unión Europea (UE) el 31 de octubre próximo con o sin acuerdo.

El abogado del exprimer ministro británico John Major (1990-1997) señaló este jueves ante la corte que Johnson decretó el cierre del parlamento del 10 de septiembre hasta el 14 de octubre próximo para impedir que los diputados actuaran para evitar un “brexit” sin acuerdo.

Aunque el gobierno británico ha señalado que el cierre del Parlamento era una cuestión de rutina y puramente política, en la que los tribunales no deberían interferir, de acuerdo con el canal Euronews.

La medida del primer ministro llegó a la Corte Suprema después de que dos tribunales inferiores mantuvieran posiciones encontradas al respecto.

El Tribunal Superior de Londres determinó que la suspensión era una cuestión puramente política, y que por lo tanto, fuera del alcance de la justicia; mientras que en una apelación ante el Tribunal de Escocia se calificó la medida de ilegal.

Antes del cierre, los parlamentarios británicos aprobaron una ley que obliga al primer ministro a solicitar a la UE, un aplazamiento para el Brexit, sino consigue un nuevo pacto con el bloque europeo antes del 19 octubre.

Tras el referendo de 2016, en el que los británicos optaron por separarse de la UE, el país debió haber salido del bloque el 31 de marzo pasado, sin embargo, el rechazo del Parlamento a respaldar el pacto firmado por la primera ministra Theresa May obligó a posponer la salida para abril pasado y luego para octubre.

El principal obstáculo del proceso es una salvaguarda impuesta por la UE para evitar una frontera física entre Irlanda y la provincia británica de Irlanda del Norte.