Cuervos busca que la historia se repita

* En su choque contra Patriotas de Nueva Inglaterra.

Fóxboro, Ma.- La última vez que Patriotas de Nueva Inglaterra y Cuervos de Baltimore se enfrentaron en postemporada, hace dos años en este mismo escenario, el pasador Joe Flacco fue capaz de una inesperada victoria como visitante, resultado que espera repetir cuando se enfrenten este sábado.
Patriotas recibirá a Cuervos este sábado en punto de las 16:35 horas tiempo del Este de Estados Unidos (15:35 del Centro de México), en el Gillette Stadium de esta ciudad, en busca del pase a la ronda de campeonato de la Conferencia Americana (AFC), en la postemporada 2014 de la NFL.
Aunque los “Pats”, encabezados por el mariscal de campo Tom Brady, fueron el mejor equipo de la AFC, al terminar con marca de 12-4 en la temporada regular y como líderes en la División Este, los “volátiles” de Flacco saben bien cómo jugarle a este rival en particular, sobre todo en playoffs.
En la postemporada de la campaña 2012-2013, Flacco llevó a Cuervos a una victoria de 28-13 sobre Brady y sus Patriotas, al conseguir un par de touchdowns en el cuarto episodio, en combinación con el receptor Anquan Boldin, para avanzar y, a la postre, ganar el Súper Tazón 47. Así, será vital para el entrenador en jefe de Patriotas, Bill Belichick, lograr que su línea defensiva meta presión sobre Flacco, uno de los quarterbacks más agresivos cuando se trata de juegos de postemporada, tal como lo demostró ante Acereros de Pittsburgh.
En la temporada regular, el quarterback egresado de la Universidad de Delaware promedió el décimo quinto mejor rating entre los pasadores titulares, con 91 puntos al completar 344 de los 554 pases que intentó, con ganancia de tres mil 986 yardas, 27 pases de anotación y 12 interceptados.
No obstante, en su enfrentamiento con Acereros, Flacco salió en plan grande y tuvo el mejor rating de la semana de comodines, un 114 que compartió con Tony Romo (Dallas), al completar 18 de los 29 envíos que intentó, para 259 yardas, con dos de anotación, sin intercepciones.
Esto demuestra la transformación que sufre el pasador “emplumado” al entrar a la postemporada, lo cual debería preocupar en serio a Belichick y su staff de coacheo, que tendrá la nada fácil misión de elevar la ejecución de su línea ofensiva, la cual ha dejado bastante que desear a lo largo de la campaña.