De chicas a go-gó a productoras

México.- En entrevista con Notimex, la cantante Tere Estrada destacó la evolución del papel de las mujeres en las escena musical, quienes pasaron de ser la chica go-gó a componer y producir su propia música.

*La cantautora y psicóloga Tere Estrada destaca que el rol
de la mujer en la escena musical ha dado un gran salto.

México.- El recorrido por la escena musical del rock femenil en el país dio un salto de la chica a go-gó que bailaba en la jaula, a las mujeres que empezaron a escribir y componer sus canciones, aseguró la compositora, cantante y psocióloga Tere Estrada.
“Gloria Ríos es la ‘Madre del Rock and Roll en México’. Ella participa en el primer disco de rock cantado con algunos temas originales como ‘La mecedora’, de Mario Patrón, y también ‘covers’, de Bill Haley y sus Cometas”, mencionó en torno a finales de los años 50, cuando comenzó este género en el país.
En entrevista con Notimex, detalló que al principio se trataba de “covers” en español y algunos en inglés, pero después llegaron las cantantes solistas como Angélica María y Julissa, quien antes de ser solista participaba con los The Spitfires y era la “frontwoman”; sin embargo, también había algunos duetos de otros géneros como Las Hermanas Jiménez y Las Hermanas Águila.
“Digamos que era gente que cantaba boleros o cantaba música ranchera, pero también las metían a cantar rock and roll. Después empezaron las chicas a go-gó, que eran las que bailaban en las jaulas, y además de ser bailarinas algunas eran cantantes, como Vianey Valdez ,que tuvo su programa en un canal de Monterrey”, contó.
La autora del libro “Sirenas al ataque. Historias de las rockeras mexicanas”, mencionó que además de que las citadas son las chicas más importantes de la escena, también está Elena Moreno, quien realizó las primeras traducciones de las primeras letristas, tras lo cual comenzaron a aparecer compositoras.
Entre ellas mencionó a la mexicana Margarita Bauche, quien militó en el Movimiento Estudiantil del 68 y escribió canciones sobre el tema, con todo y música, mientras que en el periodo de Las Peñas, en los 70, luego del Festival de Avándaro, surgieron otras compositoras y una década después aparecieron cantantes como Kenny y los Eléctricos y Cecilia Toussaint.
También hay mujeres instrumentistas, por ejemplo, en la escena del rock progresivo, como Rosa Flora Moreno y Nohemí D’Rubin, pianista y bajista del grupo Iconoclasta, respectivamente, a mediados o fines de los 80; aunque previamente existió el caso de las Las Mary Jets, en 1958, y Las Chics, en los 60.
“Después hubo grupos como Flor de Metal, a finales de los 80 o principios de los 90, tocando nada más sus instrumentos, componiendo, y después ya empezó a haber mujeres productoras”, recordó.
Tere Estrada citó el caso de Alquimia, una cantante, compositora y productora que vive en Londres y es la chica que ha participado en más acoplados en toda la historia del rock en México, la cual se grababa sus discos; de ahí se dio el salto hacia Natalia Lafourcade, quien comienza a producir y cambia el rol.
“Ya no eres como la chava que está esperando a ver quién llega y le ayuda a hacer su proyecto, sino que ya empiezan a generar sus propios proyectos y ya no le piden permiso a nadie, es como un salto de 60 años de la historia de rock en México”, destacó.
En cuanto a los estilos y géneros, mencionó que éstos también se han transformado, ya que en los 80 comenzó el heavy metal en México, del cual Brenda Marín, una cantante que estuvo en Abaddon, fue de las pioneras; o en el punk están la Zappa Punk y Angela Martínez (del grupo T.N.T.).
Aunque señaló que dichos géneros siguen cultivándose, independientemente de que hay más ramas que son como de pop u otros estilos más agresivos, aunque el pop es el que más se conoce, que es como la parte más suavecita; e incluso existen más grupos mixtos, como Los Abominables, cuyas mujeres son las instrumentistas.
“Hay chavas que siguen haciendo un rock un poco más alternativo, como Descartes a Kant, que es un poco muy ‘locochón'; a diferencia de Carla Morrison, que a ella la siento más vinculada con la música vernácula, que es su estilo”, precisó.
Con sus 30 años de experiencia en la música -recién cumplidos- y ocho discos en su haber, Tere Estrada consideró que los requisitos para ser una buena rockera son que no nada más cantes, sino que también compongas, toques un instrumento y produzcas, que es como ha ido cambiando el rol en la escena.
“La independencia a todo lo que da, lo que rifa, es hacer las cosas por tu cuenta, ya no necesitas una disquera para salir adelante, tienes herramientas como YouTube o CD Baby, donde puedes subir ya tus discos; tienes más plataformas dónde aprender y dónde difundir tu música, cosa que hace 10 años no pasaba”, resaltó.
Advirtió que debe conservarse el profesionalismo y no porque ahora sea más fácil hacer un disco, se realice “al vapor”; por ello, recomendó seguir preparándose, en su caso, ofrece talleres de voz para compartir con las nuevas generaciones, lo que ha aprendido en diversas partes del mundo a lo largo de su carrera.

Artículos similares