Derecho electoral pacificará la competencia en 2018

* Afirmó el magistrado Reyes Rodríguez Mondragón.

El reto del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), en el marco del proceso electoral 2018, será el de hacer del derecho electoral la herramienta que pacifique la política y la competencia, afirmó el magistrado Reyes Rodríguez Mondragón.
Al inaugurar el Seminario financiamiento de campañas y resultados electorales, el magistrado de la Sala Superior señaló que en las próximas elecciones estará en juego la confianza de la ciudadanía en los procesos democráticos y en la credibilidad de los futuros gobernantes.
La fiscalización, agregó, será eje clave de la equidad e imparcialidad de los procesos, lo que exige un mayor profesionalismo de las autoridades electorales, de los partidos políticos y de los candidatos, enfatizó.
Para el magistrado, las próximas elecciones “serán competitivas porque la ciudadanía se decanta por una gran cantidad de opciones políticas, incluyendo candidaturas independientes, y de ello se deriva que nadie puede dar por sentado el éxito”.
Prevé asmismo que serán complejas, porque conllevará a la cuidadosa articulación y corresponsabilidad de las autoridades electorales nacionales y estatales, cada una en la esfera de su competencia.
Además, estará un alto grado de litigiosidad que previsiblemente se alcanzará en la contienda, tanto en sedes administrativas como en jurisdiccionales”, expresó.
En este sentido, el magistrado de la Sala Superior insistió en que la fiscalización es un “eje clave de la equidad e imparcialidad de los procesos electorales”.
“El profesionalismo en el manejo de los recursos y la imparcialidad, son características indispensables para lograr la integridad en las elecciones y avanzar en la calidad de la democracia en México y, particularmente, a nivel sub nacional”, subrayó.
Más adelante, aseveró que para lograr una fiscalización efectiva y permitir que las autoridades jurisdiccionales analicen debidamente la posible existencia de irregularidades graves, dicha fiscalización se debe llevar en plazos muy breves, por parte del Instituto Nacional Electoral (INE).
Empero, dijo, la gran cantidad de información que tienen que revisar, necesariamente o inevitablemente genera una tensión entre tiempo y exhaustividad.
Rodríguez Mondragón reconoció que se cuenta con un Sistema de Fiscalización muy robusto, que cada vez es más estricto y, sin embargo, ahí es en donde se presentan las mayores pruebas para la democracia mexicana. En este sentido, recalcó que el INE, la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade) y el TEPJF trabajaran conjunta y coordinadamente para vigilar que se respeten las reglas electorales y se garanticen los derechos y la deliberación política democrática.
“Seremos los árbitros del comportamiento de los actores políticos, en todas las fases del proceso, y nos congratula saber que en esta tarea no estaremos solos, pues tenemos una sociedad civil participativa y una academia que constantemente discute las prácticas electorales”, concluyó.