Develan escultura de José Emilio Pacheco

La presidenta Denisse Ugalde develó la escultura en bronce del destacado escritor, José Emilio Pacheco, como un homenaje a su trayectoria y trascendencia en la literatura mexicana.

Tlalnepantla, Méx.- La alcaldesa Denisse Ugalde Alegría y la periodista Cristina Pacheco develaron la escultura en bronce del escritor José Emilio Pacheco, la cual a partir de hoy engalana el lobby del Centro Municipal de la Cultura y las Artes que desde hace dos años lleva su nombre, como un homenaje a su trayectoria y trascendencia en la literatura mexicana.
«Hoy queremos reafirmar el compromiso que hicimos para que este gran centro de cultura, honrado con el nombre de José Emilio Pacheco, siga siendo un importante referente cultural en una de las zonas más pobladas del país, con una política pública que sea componente central del desarrollo humano y social», apuntó la presidenta municipal. Resaltó que ante la crisis que se vive a nivel mundial por la pérdida de valores, es importante recuperar inteligencias honradas, reflexivas, críticas e íntegras como la de José Emilio Pacheco. Afirmó que para mejorar el mundo, no habrá mejor instrumento que el de la inteligencia y con ella los conceptos éticos que le son inherentes, de ahí la importancia de fomentar en las nuevas generaciones el gusto por  la lectura, las artes y la cultura. Denisse Ugalde puntualizó que José Emilio Pacheco seguirá siendo referente cultural en el sentido más amplio de la palabra, por lo que invitó a los presentes y a la ciudadanía en general a leer la reciente edición de «Inventario», libro de referencia, de consulta y una gran novela intelectual.   A su vez, Cristina Pacheco expresó su emoción por volver a ver a José Emilio Pacheco, «hoy me he vuelto a casar con él, está en una estatua, pero no se queda en silencio, lo va a rodear para siempre el humor de la lluvia, del viento y las voces de los estudiantes de este centro cultural.
Por las noches pensaré en esta estatua y muy frecuentemente vendré a visitarla, a sabiendas de que no está fría ni sola ni aislada, sino llena de vida y de palabras, de esas palabras con las que él creó un mundo inmenso».