EDITORIAL

El recuerdo de la elección de mediados del 2017 está aún en el colectivo del llamado círculo rojo de los partidos políticos, de aquellos que toman las decisiones en las cúpulas del poder. Y es que el Gobernador Alfredo Del Mazo Maza remontó un escenario difícil frente a una izquierda que venía en ascenso y un gobierno municipal que de plano se quedó pasmado ante la frialdad y derrota anticipada de su entonces candidata, Josefina Vázquez Mota.

Poco más de un año después habrá renovación de alcaldes, diputados locales, federales y senador, en donde habrá una jornada en especial que está –según algunos analistas- como para verla sentado en una sala con grandes cojines y palomitas.

De acuerdo a los números y presagios estratégicos anticipados del lado rojo, se trata de la elección de presidente municipal en Huixquilucan, demarcación de la que ya fue comando el actual mandatario Del Mazo Maza.

En este municipio metropolitano de alta riqueza y plusvalía se espera un encontronazo entre el actual presidente panista que se quiere reelegir, Enrique Vargas del Villar y el virtual candidato del PRI, el Diputado Pablo Peralta. Morena, por el momento no pinta en el escenario.

Dicen los que conocen de este terruño que Enrique Vargas se ha obsesionado a partir de parámetros a modo, por lo cual no duda en asegurar que él y el PAN estarían superiores al PRI en la medición de partidos, y hablando de candidatos aumenta la diferencia en su favor.

Pero si de recordar hablamos, como lo comentamos al principio, es preciso decir que tales aseveraciones ganadoras para el PAN y su proyecto eran las mismas de Vargas del Villar cuando de facto se convirtió en el coordinador general de la campaña por la gubernatura del estado con Josefina Vázquez Mota al frente.

Esa campaña del 2017 será recordada por que una ex candidata a la presidencia de la república con un nivel de conocimiento mayor a los otros aspirantes a la gubernatura, se desfondó hasta llegar al tercer lugar.

Cuando se avecinaba la elección para la gubernatura se realizó un acto significativo que, al tiempo, se convirtió en clave para que Vargas del Villar no pudiera ganarle al priismo local. Esta fue una muestra de unidad del PRI en el que se sumaron todos los liderazgos del municipio en torno de Alfredo Del Mazo.

En tal sentido será relevante el comportamiento del priismo local en la tierra del Gobernador Alfredo Del Mazo para ver si se repite el resultado del 4 de Junio del 2017 en donde se podría descarrilar la reelección de Vargas Del Villar.

Artículos similares