Eduardo Yáñez se declara anti prensa y anti gente

Foto Especial

* Atiende a los reporteros porque es parte de su trabajo, pero “no es algo que le encante”.

Por Monick Huitrón

De verdad que yo no entiendo cómo hay colegas a los que les encanta que los traten mal y los menosprecien, y ahí andan correteando a un actor o a un cantante con tal de tener una nota, aunque en ello, les vaya la dignidad como profesionales.

Y, es que, después del cachetadón que Eduardo Yáñez le propinó a un reportero el año pasado en una alfombra roja, en lugar de castigarlo con la ley de hielo y no tomarlo en cuenta y unirse como gremio, no, nada de eso, por el contario, más lo engrandecen, y él, claro, se da vuelo con sus desaires.

Eduardo llegó como invitado a la presentación de la serie La Casa de las Flores y la prensa se le fue encima como si mereciera los reflectores. Le preguntaron cualquier tontería; suena fuerte, pero así fue. Sólo se dedicaron a cuestionarlo sobre sus problemas con su hijo y que si se reconciliará con él, que si visita a su mamá en el asilo, etc; jamás le preguntaron por Falsa Identidad, su reciente proyecto que se graba en sonora. El caso, es que el actor se dedicó a ponerlos en su lugar diciéndoles que es “anti prensa y anti gente”, y que si atiende a los medios, es porque es parte del trabajo, pero que no es algo que le encante.

Aun así, me tocó escuchar a algunos colegas decir: “ay, qué lindo, se detuvo para hablar con nosotros”. No señores, no es que sea lindo, es que necesita cámaras y micrófonos para que los productores vean que todavía existe. Y, porque se la sentenciaron; o le baja a la prepotencia, o no hay trabajo. Y, es que después de la demanda por agresiones a Paco Fuentes, tuvo que relajarse y tomar terapia para controlar su ira, porque ninguna empresa se va a arriesgar a contratarlo porque es un hombre muy violento. Y no lo digo yo; pregúntenle a colegas suyos cómo es trabajar con él.

Aprendamos a diferenciar a las personalidades que tratan con respeto a los reporteros, y a quiénes se indignan porque estamos cerca, ¡ignorémoslos! Recuerden que la prensa es el vínculo entre el artista y el público, y personajes como Eduardo Yáñez, deben aprender a respetar el trabajo de un reportero, de un camarógrafo, y si no les gusta, pues dejen de buscarlos como si fueran los únicos o como si su trabajo dependiera de una entrevista con él. ¡Por Dios! Basta de crear artistitas por medio de escándalos. Quien quiera la atención de un medio, que se la gane con su trabajo y con respeto. Y, claro, como reporteros, dignifiquemos nuestro oficio y ganémonos también, el respeto con las preguntas que hacemos. Pareciera que el medio está lleno de improvisados que también provocan, en gran parte, este tipo de situaciones.