Eliminar la pobreza

*Compromiso de México y el mundo. Para 2030 los mexicanos hayan superado esa condición, la meta.

México.- La eliminación de la pobreza es uno de los retos de mayor importancia para los gobiernos del mundo, que han diseñado medidas tanto de carácter político como social para revertir esta condición, en la que viven casi la mitad de los mexicanos.
De acuerdo con el Centro de Información de las Naciones Unidas (CINU), una de esas acciones es la instauración del Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza, que se celebra desde 1993.
Dicha conmemoración, que se realiza el 17 de octubre de cada año, fue aprobada por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1992 y surgió con el propósito de “concienciar al mundo sobre la necesidad de erradicar la pobreza y la indigencia en todos los países”, destaca el CINU en su portal electrónico.
El organismo resalta que esa también es una de las metas que tiene la Organización de las Naciones Unidas (ONU), en sus Objetivos de Desarrollo del Milenio, así como de la Agenda para el desarrollo después de 2015.
Bajo los preceptos que enmarcan la celebración de ese día, en México se han creado medidas para contrarrestar la pobreza y que la población tenga una mejor calidad de vida.
De esa forma, la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) trabaja con otras instancias para erradicarla a través de diversos programas, como la Cruzada Nacional contra el Hambre, que es una estrategia de inclusión y bienestar social, según refiere la página de Internet de la Presidencia de la República.
Esa iniciativa, lanzada en enero de 2013, contempla la cooperación de los tres niveles de gobierno; los sectores público, social y privado; organismos e instituciones internacionales para cumplir con sus objetivos.
Entre ellos destaca la eliminación de la desnutrición infantil, a través de comedores comunitarios, productos de la canasta básica a bajo costo y otras acciones, indica el texto electrónico.
Al señalar que la carencia de alimentos es producto de un entorno socioeconómico complejo, indicó que se requiere de un enfoque integral que involucra herramientas de política pública en materias de alimentación, salud, educación, vivienda, servicios e ingresos.
La misma dependencia promueve otras labores, como el programa Prospera, dirigido a la población en situación de pobreza extrema.
La iniciativa se basa en los ejes de educación, salud, nutrición, inclusión financiera, inserción laboral y salidas productivas, para que sus beneficiarios tengan facilidades en la integración de esos rubros, subraya la Sedesol.
Su misión es mejorar el ingreso y bienestar de las familias mexicanas en situación de pobreza, mediante la articulación con otros programas y estrategias de la política social y económica.
Su visión es que para 2030 todos los mexicanos “disfruten plenamente de sus derechos sociales y puedan desarrollar sus capacidades con igualdad de oportunidades, donde las familias hayan superado su condición de pobreza a partir de la generación de ingresos por cuenta propia y su integración a la vida productiva del país”.
Con esas iniciativas, el gobierno mexicano pretende fortalecer la economía familiar para reducir el número de pobres que hay en el país, así como de las 27.4 millones de personas que tienen carencia alimentaria y los 7.01 millones de habitantes que viven en pobreza extrema de alimentación, indica la página electrónica de Sin Hambre.
Para medir la pobreza se tiene que tomar en cuenta el ingreso corriente per cápita, el rezago educativo, el acceso a los servicios de salud y a la seguridad social, la calidad y los espacios en la vivienda, el acceso a los servicios básicos de vivienda, a la alimentación y grado de cohesión social.
Ello conforme lo establece la Ley General de Desarrollo Social, destaca el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) en su página de Internet.
A su vez el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) dio más detalles de esta situación en el documento “Estadísticas a propósito del Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza”.
Ahí señala que durante el periodo 2010 a 2012, disminuyó de 46.1 por ciento a 45.5 por ciento la población en pobreza multidimensional.
En cuanto a la pobreza extrema, en ese mismo periodo, la cifra se redujo en 1.5 millones, ya que pasó de 13 millones en 2010 a 11.5 millones en 2012. Este año el tema del Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza es “No dejar a nadie atrás: pensar, decidir y actuar juntos contra la pobreza extrema”.
Con ello se pretende identificar y asegurar la participación de las personas que viven en condiciones de pobreza extrema y exclusión social en la Agenda para el Desarrollo después de 2015, detalla la ONU.
Por tales condiciones, los gobiernos del mundo han mostrado interés y preocupación para suprimir la pobreza que aqueja a ciertos sectores de la población mundial, y han promovido acciones para cumplir con todos los objetivos que enmarca la Organización de las Naciones Unidas en este tema.