“Estamos jugando con fuego”

Dallas.- En la renegociación del TLCAN "estamos jugando con fuego", advirtió el exembajador de Estados Unidos en México, Earl Anthony Wayne, al destacar que el acuerdo tiene influencias que se extienden más allá de las economías de los tres países que lo conforman.

* Advirtió el exembajador de Estados Unidos en México, Earl Anthony Wayne.

Dallas.- En la renegociación del TLCAN “estamos jugando con fuego”, advirtió el exembajador de Estados Unidos en México, Earl Anthony Wayne, al destacar que el acuerdo tiene influencias que se extienden más allá de las economías de los tres países que lo conforman.
“Sería un error estratégico si no continuamos con el TLCAN, con un TLCAN modernizado”, dijo Wayne al participar en la mesa redonda “El Factor Texas: Las Variables Claves en la Ecuación del TLCAN”, organizada por el Centro México-Texas Mission Foods de la Universidad Metodista del Sur (SMU).
En la discusión, realizada la noche de este martes, participaron también Chris Wallace, presidente de la Asociación de Negocios de Texas y de la Coalición de Comercio Texas-México, y Matthew Myers, director de la Escuela de Negocios Cox de la SMU.
Wayne sostuvo que a lo largo de sus 23 años de vigencia, el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) ha logrado que México y Estados Unidos hayan pasado de la época de “vecinos distantes” a una de “prosperidad mutua”.
“El TLCAN ha permitido una realidad diferente”, aseguro Wayne, quien estuvo al frente de la embajada de Estados Unidos en México entre septiembre de 2011 y julio de 2015.
El TLCAN ayudó al crecimiento de la economía mexicana y a que Estados Unidos comenzara a ser percibido en México como socio, además de hacer posible que poco a poco la cooperación se extendiera a otras áreas mas allá del comercio, como la de seguridad y aplicación de la ley, manifestó.
El exembajador apuntó que “si vamos a terminar el TLCAN va a ser muy difícil la cooperación contra el crimen y va a generar un sentimiento antiestadunidense en México”. “No esta en nuestro interés estratégico el tener un vecino débil”, dijo.
Wayne advirtió que la relación entre México y Estados Unidos seria “mucho más complicada” sin el TLCAN y se dejarían pasar muchas oportunidades para hacer a las tres economías mucho más competitivas.
“Somos vecinos, vamos a continuar teniendo una relación y mucho del comercio que actualmente ocurre no usa las reglas del TLCAN, pero seria una relación mucho más complicada si no tenemos el TLCAN”, aseguró.
Chris Wallace, presidente de la Asociación de Negocios de Texas, dijo que para esta entidad la renegociación del TLCAN es un asunto de la mayor importancia, solo superado actualmente por los esfuerzos de recuperación de los daños del huracán Harvey.
Un total de 387 mil empleos en Texas dependen directamente del acuerdo comercial. Texas es el principal estado exportador de bienes a México y ese país es el principal socio comercial de esta entidad, señaló.
Wallace reconoció empero que el acuerdo comercial está desactualizado y es necesario ponerlo al día, sumándole sectores que no existían al momento de su creación, como la industria de las nuevas tecnologías.
“Necesitamos preservar los elementos que funcionan bien y necesitamos modernizarlo”, subrayó.
Wallace dirige también la Coalición de Comercio Texas-México, creada recientemente por el sector empresarial texano para defender el impacto positivo del TLCAN y asegurarse de que los cambios propuestos al mismo no perjudiquen a esta entidad.
La coalición, explicó, cabildea constantemente en Washington en la defensa del acuerdo comercial y aseguró que actualmente la gran mayoría de los miembros del Congreso de Estados Unidos están a favor de preservar el TLCAN, por lo que se manifestó optimista de que al final se lograra una renegociación efectiva.
Por su parte, Matthew Myers, director de la Escuela de Negocios Cox de la SMU, dijo que el continuar con el TLCAN “tiene sentido para todos los sectores” y advirtió que se perderían muchas oportunidades de crecimiento económico en caso de poner fin al acuerdo comercial.
Myers dijo que millones de consumidores en lo tres países firmantes del tratado podrían perder los beneficios de los bajos precios que brinda el tener cadenas de producción compartidas. Para Estados Unidos, dijo, existe el riesgo de que los consumidores mexicanos volteen a comparar productos de otros países como China.
El académico celebró que la cuarta fase de renegociación del TLCAN concluyera este martes en Washington con un acuerdo de prolongar el tiempo entre las negociaciones, al explicar que entre más tiempo pase, existe más oportunidad de que la gente entienda lo que está sucediendo.
Wallace destacó la necesidad imperante de mantener un intenso cabildeo a favor del tratado comercial, mostrando la realidad de los números, de los hechos y dejando a un lado las posiciones políticas.