Festival Quimera, auténtica fiesta

Tradición... La pasión, el ritmo y los colores del espectáculo Jarocho se conjugaron en una noche llena de tradición y modernidad haciendo de la inauguración del Festival Quimera 2014 una auténtica fiesta para Metepec.
Tradición…
La pasión, el ritmo y los colores del espectáculo Jarocho se conjugaron en una noche llena de tradición y modernidad haciendo de la inauguración del Festival Quimera 2014 una auténtica fiesta para Metepec.

*Arrancó en Metepec una nueva edición del festival con un espectáculo que combina bailes regionales y danzas contemporáneas.

Metepec, Estado de México.- La pasión, el ritmo y los colores del espectáculo Jarocho se conjugaron en una noche llena de tradición y modernidad haciendo de la inauguración del Festival Quimera 2014 una auténtica fiesta para Metepec.
Jarocho hizo gala de la tradición veracruzana en una presentación que incluyó más de 30 músicos y bailarines en el escenario de la Plaza Juárez, uno de los foros de mayor tradición para el festival, al que acudieron la presidenta municipal de Metepec, el príncipe de Camboya, Tesso Sisowath; regidores y directores del gobierno de Metepec.
Durante poco más de 60 minutos, al vuelo de faldas, ritmo de la jarana, la caricia de un arpa o  el palpitar del zapateado, este espectáculo recordó las distintas manifestaciones artísticas, resultado de la mezcla de las raíces europeas, africanas e indígenas, elementos que hoy distinguen al pueblo veracruzano.
El Colás,  La bruja o La sirena, fueron canciones que recordaron lo más arraigado de los pueblos veracruzanos mientras que piezas como Salón Veracruz, remitieron al público a la época contemporánea de la música popular. En piezas como Noche cubana, Jarocho  tocó las fibras que hermanan a este estado de la República con el Caribe y recordó la riqueza musical que ha distinguido a Veracruz en todo el mundo.
La Bamba, son jarocho por excelencia, coronó la noche  en medio de parejas que rompieron el baile y de familias que decidieron corear este himno jarocho.
La cadencia y disciplina confirmó a Jarocho como un espectáculo del más alto nivel y logró asombrar al público del Festival Quimera que, por primera vez, disfrutó de esta propuesta que tiene más de década de historia.

Artículos similares