Gente que inspira

Foto Especial

JOANNE ROWLING

No tenía donde vivir mientras escribía el libro de Harry Potter

Por Monick Huitrón

Esta es una de las historias más fascinantes que me gusta compartir siempre que tengo oportunidad, porque es tremendamente inspiradora y porque nos demuestra que, de verdad, Dios reparte milagros todos los días; solo hay que estar dispuestos y listos para recibir lo que la vida tiene para nosotros. Hay gente que en medio de la tormenta, jamás se da por vencida y, por el contrario, saca fortaleza y encuentra cosas buenas en los momentos más complicados y terminan realizando grandes hazañas. Esta es una de ellas, porque justo en la época de angustia, carencias y abandono, Joanne nunca se rindió y aguantó como las grandes hasta el final, y claro, su recompensa vino a niveles insospechados y su buena fortuna parece no tener límite porque sigue sumando éxitos; uno tras otro.

Hace unos días cumplió 51 años, rodeada de su familia y en plenitud absoluta siendo considerada una de las mujeres más exitosas y ricas del mundo. Y, aquí viene el primer gran mensaje: Nunca, nunca dejes de soñar y de creer que en ti. Y, nunca permitas que quien no ha tenido logros en su vida te diga que tú tampoco lograrás nada.  Esto fue quizá, lo que llevó a Joanne a triunfar, porque después de que muchas editoriales tiraron a la basura el primer borrador de Harry Potter, ella jamás dudó de su obra y siguió mostrándola a toda la gente que podía; claro, se tuvo que aguantar burlas y comentarios nada gratos sobre su libro, pero en su corazón algo le decía que no se diera por vencida, que su momento llegaría. Antes, había que recorrer un camino muy complicado y duro; y aquí viene otro mensaje: Los momentos de oscuridad son en realidad un curso, algunas veces intensivo, para prepararnos para algo muy grande; entre más grande es el proceso, más grande la recompensa, lo he vivido y créeme, sé de lo que te estoy hablando. Como muchas grandes mujeres, Joanne se enamoró de un imbécil que se dedicó a humillarla y a hacer pedazos su autoestima. Un reportero sin mayores aspiraciones que un día, milagrosamente, decidió abandonarla con su recién nacida Jessica Isabel. Y fue lo mejor que pudo haberle pasado porque, de todas las personas que no creían en ella, él, era el primero en la lista. Un día, le aventó en la cara la cajita en la que ella guardaba las hojas sueltas en las que iba escribiendo y dibujando a mano, el primer borrador de Harry Potter, ya que no tenía computadora.  Esto la deprimió y la sumió en una gran tristeza, pero pronto se levantó y volvió a empezar de cero. De niña, fue catalogada por sus maestros como una alumna poco brillante y eso la convirtió en una chica insegura y miedosa. Su espíritu nómada la llevó a estudiar lenguas con la intención de poder viajar por el mundo y que al mismo tiempo pudiera generarle trabajo; vivió en Londres, en París y Portugal. Trabajó como maestra de idiomas y como secretaria bilingüe en diferentes empresas, entre ellas, Amnistía Internacional. Su vida dio un vuelvo cuando conoció a Jorge, un reportero con quien se casó a las pocas semanas y quien la abandonó apenas nació su primera hija. Sola y sin un peso, se fue a Manchester para vivir con su madre, pero ella murió al poco tiempo, dejándola sumida en una profunda tristeza y haciendo más intensos los días duros. Un tiempo anduvo sin rumbo fijo, de un lugar a otro con su bebé. Al final, decidió regresar e instalarse en Londres y empezar de cero. Un tiempo vivió de la ayuda que le daba el gobierno y buscando, encontró un pequeño apartamento de bajo costo, solo que no tenía dinero para pagar el alquiler; el dueño, le permitió habitarlo y la esperó algunos meses hasta que ella pudo pagarle. Y en medio de todo lo complicado de su vida, no dejaba de escribir y escribir hasta que terminó “La piedra Filosofal”. El libro estaba listo para ser publicado, solo faltaba que alguna editorial quisiera publicarlo, pero ninguna parecía estar interesada; todas, le decían que después la llamarían y terminaban tirando cada uno de los borradores que con tanto esfuerzo ella imprimía y engargolaba. Un día, en el bar Nicolson´s, conoció a Christopher Little, un agente que manejaba a otros escritores y quien quedó fascinado con la personalidad de Joanne y con su historia. Él tuvo mucho que ver en lo que vino después. Finalmente, Bloomsbury fue la editorial que decidió apostar por esa fascinante historia en la que nadie había creído y por 150 mil libras esterlinas, compraron los derechos cambiándoles la vida a esa mujer y a su bebé, para siempre. El libro se publicó en 1997 en Inglaterra y pronto salió al mundo gracias al éxito obtenido. Joanne tuvo que firmar con las iniciales J.K Rowling porque los directivos de la editorial creían que si ponía su nombre, los niños no comprarían el libro por haber sido escrito por una mujer. Pero no fue así, los niños la amaron desde el primer día que ella se sentó detrás de una mesita para firmar los primeros libros. Lo que vino después, es otra historia y la conocemos todos. Actualmente, Joanne vive entre Escocia y Londres con sus tres hijos y Neil, su esposo. Dedica gran parte de su tiempo a la filantropía y a impartir conferencias por el mundo exaltando su gran amor a Dios, porque a él, le debe todo lo que es y lo que tiene.

Aquí pues, otra gran historia para inspirarnos y para ver las adversidades con otros ojos. Porque detrás de lo que parece un gran problema, puede estar una gran oportunidad para transformar tu vida.

 

 

Artículos similares