Habitantes de Puebla exigen a Semarnat frenar Minera Gorrión

0
11
FOTO NTX

REDACCIÓN

Pobladores de diversas comunidades de la Sierra Norte de Puebla se manifestaron frente a las instalaciones de la Secretaria de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) en contra del proyecto de la Minera Gorrión, ya que afectará a diversos pueblos indígenas, además de que contaminará tierras, ríos y mantos freáticos de la región.

Alrededor de 500 personas de la Unión de Ejidos y Comunidades Acolhua, así como organizaciones civiles de Ixtacamaxtitlán, exigieron al titular de la Semarnat, Víctor Manuel Toledo, y al presidente Andrés Manuel López Obrador, no otorgar la Manifestación de Impacto Ambiental a la Minera Gorrión

Con mantas y consignas, destacaron que directivos de Minera Gorrión buscan acabar con la ecología del lugar y mienten al decir que en el municipio de Ixtacamaxtitlán no existe población indígena.

Expusieron que la estrategia de esta empresa, subsidiaria de la canadiense Almaden Minerals, es instalarse en la Sierra Norte de Puebla, para empezar a extraer oro y plata a cielo abierto, sin importar la devastación de los suelos, recursos forestales y aguas.

“Esta empresa minera está recurriendo a mentiras y a campañas de promoción de empleo para buscar el respaldo de autoridades federales y de pobladores”, dijo Alejandro Marreros, integrante de la Unión de Ejidos y Comunidades en Defensa de la Tierra, el Agua y la Vida Atcolhua.

Indicó que diversos estudios e investigaciones de universidades como la Nacional Autónoma de México (UNAM) y la Autónoma Metropolitana (UAM) han evidenciado que la empresa Minera Gorrión S.A de C.V. no ha expuesto los impactos ambientales reales que ocasionará la explotación, incluso han señalado puntualmente que el documento presenta información falsa e imprecisa.

De acuerdo con los manifestantes, la Semarnat no debe autorizar a dicha minera trabajar en esta zona de la Sierra Norte de Puebla porque además de perder especies animales y de flora, se compromete la biodiversidad, se afectará el uso del suelo y habrá un daño mayúsculo en el suministro de agua.