Hezbolá acusa a Riad de obligar a primer ministro libanés a renunciar

* Despreciamos la descarada injerencia de Arabia Saudita
en los asuntos internos de Líbano y condenamos
este acto insultante contra el primer ministro Saad Hariri.

Beirut.- El líder del grupo chiíta libanés Hezbolá (Partido de Dios), Sayyed Hasan Nasrallah, afirmó que la renuncia del primer ministro del país, Saad Hariri, es nula hasta que él regrese de Arabia Saudita y explique la situación, por lo que el gabinete debe seguir trabajando.
En un discurso televisado, el secretario general de Hezbolá abordó este viernes los últimos acontecimientos en el país, en particular la sorpresiva renuncia de Hariri, de quien dijo no puede regresar a Líbano porque está detenido en Arabia Saudita y desde allí anunció su dimisión bajo presión,
“Despreciamos la descarada injerencia de Arabia Saudita en los asuntos internos de Líbano y condenamos este acto insultante contra el primer ministro Saad Hariri desde su llegada al aeropuerto”, dijo Nasrallah durante una ceremonia organizada por Hezbolá en conmemoración del duelo por el martirio del iman Husein. Refirió que desde el pasado sábado “Líbano ha sido sumido en una crisis política que colocó al país en una nueva fase” y toda la región está preocupada por la situación.
El líder chiita resumió los logros alcanzados desde el año pasado como el respaldo a la ley electoral y la consagración de una seguridad y estabilidad paralelas en la región y en el mundo, “una escena positiva que obedeció a la cooperación de todas las fuerzas políticas”, sostuvo.
“Esta positividad culminó este año con la liberación de las fronteras orientales de los grupos terroristas “, agregó en su discurso, de acuerdo con reportes del canal de televisión libanés Al-Manar.
Arabia Saudita “convocó con urgencia al jefe del gabinete libanés y lo obligó a presentar su renuncia y a leer una declaración ya escrita”, lo cual es una “intervención explícita sin precedentes”, enfatizó.
Nasrallah también se refirió al presunto intento de privar de la vida a Hariri, como él mismo dijo al anunciar dimisión, y afirmó que Riad intenta provocar que los libaneses se enfrenten unos a otros, e incitar a los países árabes y del Golfo a tomar medidas graduales contra Líbano. “Está claro que Arabia Saudita ha declarado la guerra a Líbano y a Hezbolá”, declaró el líder del grupo y añadió que Riad está llamando a los libaneses a derrocar y destruir a su propio país, por lo que el partido considera un insulto contra el pueblo libanés independientemente de las diferencias políticas.
Exigió el regreso de Hariri a Beirut, capital de Líbano, y aseguró que su renuncia es “ilegal, inconstitucional e inestimable, ya que ocurrió bajo la fuerza y la coacción”, e insistió en que el actual gobierno es legítimo y como tal debe continuar su trabajo.