Holanda pide cinco años de cárcel para mexicanos que montaron narcolaboratorio flotante

0
56

REDACCIÓN, 14 Feb .- En mayo del año pasado se descubrió un laboratorio flotante de metanfetaminas dirigido y operado por tres mexicanos en Moerdijk, Holanda.

Ya se han llevado a cabo las primeras sesiones del proceso legal para juzgar a las personas involucradas y la última información que se ha dado a conocer es la solicitud que la justicia de ese país hizo para encarcelar a los hermanos Diego V.J., Víctor V.J., así como a Candelario V.L. durante cinco años.

Las autoridades holandesas le solicitaron a la Corte de Zelanda y Brabante Occidental esta cantidad de años para los tres mexicanos. Además, el municipio de Moerdijk también pidió una compensación económica por la intervención especial que ha requerido el manejo de un laboratorio altamente tóxico.

Ante la terna de los jueces y de los acusados, el fiscal declaró que “los tres mexicanos y un holandés se involucraron en un método de producción novedoso, aún desconocido y nuevo en Holanda (…) el método consistió en hacer metanfetamina de cristal usando también los deshechos».

La autoridad también informó que la creación del laboratorio estuvo a cargo de profesionales y su diseño estaba orientado a la producción a gran escala. Otros detalles estuvieron relacionados con la llegada del barco al puerto, pues afirmaron que la embarcación habría arribado a Moerdijk en noviembre de 2018 y comenzó a operar a partir de diciembre hasta que fue descubierto en un patrullaje de rutina el 10 de mayo de 2019.

Dentro del lugar, el día del operativo que terminó en su descubrimiento se encontraron sustancias cuyo valor ascendía a los 3,000,000 de euros. Cabe mencionar que el fiscal desestimó el testimonio que Diego V.J. había dado el martes pasado acerca de que no sabía qué clase de trabajo le esperaba cuando llegó a Holanda.

“Alguien de México me dijo que aquí había algo que hacer y me ofrecía 3,000 euros al mes. En México trabajaba en una distribuidora de tomate, pepino y cebolla, ganando 1,500 pesos a la semana. Cuando te ofrecen 10 veces más de lo normal, lo agarras. Con ese dinero me alcanzaba para mantener a mi familia (…) Cuando llegué, alguien me dijo qué hacer con lo que había ahí adentró”, comentó Diego en su participación en la audiencia.

También mencionaron que habían laborado sólo durante seis semanas en la embarcación, sin embargo, las autoridades desestimaron eso y declararon que eso “no es creíble”, pues encontraron pruebas en fotografías, videos y de ADN que mostraba lo contrario. “Han causado mucho daño a la sociedad y han puesto en peligro la salud y la seguridad de los habitantes de Moerdijk y sus alrededores”, comentó.

Cabe recordar que Diego había declarado que su trabajo únicamente era el de acatar las órdenes que le enviaban a través de mensaje instantáneo desde México: “Alguien me decía qué hacer y lo hacía. Sólo trabajaba, cocinaba cosas. Lo que se decía por WhatsApp era lo que se hacía”.

Por su parte, la defensa de los hermanos le dijo al diario mexicano que el castigo que se había solicitado para sus clientes era desproporcionado, pues desde su perspectiva, merecen tres años como máximo. “Mis clientes son unos pobres hombres, agricultores que buscaron tener un mejor sueldo. Simple gente que recibió instrucciones por WhatsApp. Por miedo no dicen nada más”.

En el caso de Candelario V.L., su representante legal señaló que a diferencia de los hermanos, a quienes les hallaron fotografías de la producción de la droga en sus teléfonos, no tienen pruebas sobre él. “Lo único que saben es que estaba ahí el día de la detención, pero no tienen más”, por lo cual pidió libertad para su cliente. De esta forma, el presidente de la cámara 1.1 de la Corte anunció que el 19 de marzo se dará a conocer la sentencia.