Ignoran puentes peatonales

Foto Francisco Martínez

POR Guillermo GUADARRAMA

Sin importarles su propia integridad física, la falta de respeto y educación vial de parte de los peatones sale a relucir todos los días al cruzar las avenidas justo por debajo de los puentes peatonales.

Estos casos se ven principalmente en la avenida Paseo Tollocan y Vicente Guerrero, a la altura de Ciudad Universitaria, donde los peatones –en su mayoría estudiantes- cruzan la calle “Toreando” a los automovilistas quienes pasan por el lugar a alta velocidad.

Pese al error de las personas de cruzar esquivando los automóviles, al acercarse a ellos para preguntar cuál es el motivo por el que actúan de esta manera,  estos se molestan o se limitan a decir que no vieron el puente peatonal.

Por su parte, los automovilistas, solamente les queda maniobrar para evitar atropellar a los irresponsables y tocar el claxon para manifestar su molestia.

Aunque también se mencionó que después de las 19:00 horas, el cruce por este puente, se vuelve un camino de peligro, pues generalmente se llegan los amantes de lo ajeno a asaltar a quienes hacen uso de este inmueble, lo que también ha causado que los peatones a partir de esas horas, prefieran torear los automóviles poniendo en riesgo sus vidas, para evitar ser despojados de sus pertenecías.

“Estos puentes no tienen nada de seguro, estando arriba te asaltan, están los vendedores que te cierran el paso y los barandales están muy bajos, das un paso mal y te caes, entonces qué te asegura que vas a estar bien”.

La inconformidad de muchos transeúntes sobre los puentes peatonales en la actualidad se ha convertido en una resignación de mejoramiento de estos cruces, pues comentan que de nada sirve que los pongan o los arreglen si de todos modos no los van a usar.

Por si fuera poco, la presencia policial es nula, con excepción al puente a la altura del órgano electoral y la plaza comercial, donde comúnmente existe una o dos patrullas, aunque los elementos siempre están al interior de las unidades.

Lo anterior, hace que estos puentes se vuelvan verdaderos focos rojos de la delincuencia y un peligro para la sociedad mexiquense qué transita  en ellos.

Artículos similares