Imparables los Diablos Rojos del Toluca

Foto Juan Hernández

PORGuillermo GUADARRAMA

Los Diablos Rojos del Toluca ganaron por novena vez consecutiva en la Liga MX coronandose superlider; las victimas de esta jornada 16, fueron los Tiburones del Veracruz quienes cayeron 3-0 en el Estadio Nemesio Díez.
Domingo familiar en el estadio Nemesio Díez, donde el Club Deportivo Toluca festejó de manera adelantada a los pequeños aficionados de esta escuadra mexiquense, con la entrada gratis a quienes portaran una playera de los Diablos Rojos.
Aunque la cita fue al mediodía como cada partido, desde las 10:00 horas, ciudadanos apasionados al fútbol y seguidores de los rojos, se reunieron a las afueras de este inmueble, para dar la bienvenida al superlider en la Liga MX con porras y canticos de apoyo.
Ya en la cancha, los Diablos Rojos del Toluca iniciaron con el pié derecho en un partido que parecia ser goliza en contra de la escuadra visitante; las víctimas, los Tiburones del Veracruz, que despues de salvarse del descenso aún tenia posibilidad de entrar a la liguilla a pocas semanas del inicio de esta.
Los héroes escarlatas no solo se vieron en la delantera con asistencias y goles, sino hasta en la portería, Alfredo Talavera tambien se lució deteniendo un penalti en los últimos minutos, consagrando, para aclarar que sin dudas es uno de los mejores porteros de la historia y es digno de ser titular en la selección para Rusia 2018.
A cinco minutos de haber iniciado el partido Pablo Barrientos marcó el primero a favor de los locales, lo que hizo pensar a la afición que un gigante diablo pasaría -por mucho- por encima a los Tiburones.
En adelante el equipo de los Diablos Rojos no dejó de dominar y mantener el balón en su posesión, no obstante, el segundo tanto no caía.
Para el segundo tiempo, los rojos continuaron con la superioridad y fue hasta el minuto 79 Rodolfo Salinas logró engañar tanto a defensas como al arquero tiburón con un recorte, para dejar el balón en el fondo y marcando el dos a cero en el infierno.
Pocos minutos despues, se marcó un penal a favor de Veracruz, que parecia que daría esperanzas a los visitantes, pero Talavera se lanzó como heroe para atajar el esferico e impedir el primero de los Tiburones.
Ya por terminar el partido, Salinas, nuevamente, metió un trallazo aprovechando un tiro de esquina poniendo nuevamente el balon al fondo de la portería visitante, por su manera de festejar, el autor de la Diana fue amonestado, pero cuando el tercer gol entra al minuto 90, la tarjeta amarrilla ya no importa.

Artículos similares