Inicia reordenamiento del comercio ambulante

La autoridad municipal es la única para controlar y administrar el espacio público, las calles y avenidas no son propiedad de ningún grupo que quiera obtener ganancias, afirmó el alcalde de Tlalnepantla Raciel Pérez Cruz.

*En Tlalnepantla mejorará la movilidad, seguridad y el entorno urbano.

Para mejorar la movilidad, seguridad y el entorno urbano, el Gobierno de Tlalnepantla realiza un programa de reordenamiento del comercio ambulante, que inició en la zona centro del municipio, el cual se lleva a cabo de manera paralela con un proceso de diálogo con los líderes de las agrupaciones de vendedores informales.
En conferencia de medios, el Presidente Municipal, Raciel Pérez Cruz, señaló que la autoridad municipal es la única para controlar y administrar el espacio público, las calles y avenidas no son propiedad de ningún grupo que quiera obtener ganancias, por lo que desde esta mañana se implementó un operativo en los alrededores del mercado Filiberto Gómez para evitar la instalación de puestos.
El Edil expresó que a diferencia de administraciones anteriores, este Gobierno busca soluciones realistas y viables a largo plazo, para no repetir el error de dar falsas esperanzas a los vendedores al reubicarlos en plazas comerciales que no dieron resultado y llevaron a la bancarrota a muchas familias.
“El comercio ambulante es un fenómeno social, una forma de subsistencia y este gobierno pretende llegar a una solución realista, sólo así lo vamos a reordenar de manera efectiva”, puntualizó Raciel Pérez Cruz.
En el operativo que se implementó esta madrugada en las inmediaciones del mercado Filiberto Gómez, participaron 223 elementos municipales de seguridad y 27 de tránsito, desarmados; 90 elementos de la Secretaría de Seguridad del Estado de México, 11 de la Gendarmería Nacional y 65 del Ejército Mexicano, además de personal de la Defensoría Municipal de Derechos Humanos.
Hasta el momento no se ha registrado ningún tipo de incidente. Se trabaja con los líderes la posible reubicación para ejercer el comercio, con soluciones realistas, viables y a largo plazo, motivadas por el interés general, no como en el pasado en que se recurrió a medidas falsas.