Investigan a quien resulte responsable de amenaza de tiroteo en la UADY

REDACCION

La Universidad Autónoma de Yucatán (UADY) informó que luego de que un joven anunció un ataque a balazos, han restablecido las actividades en el Campus de Ciencias Exactas e Ingenierías, bajo la promesa de investigar la amenaza de parte de autoridades académicas y de la Fiscalía estatal.

En un comunicado dirigido a la comunidad universitaria y a la sociedad en general, la casa de estudios indicó que las otras dependencias universitarias no tuvieron afectación alguna y sus quehaceres se llevaron a cabo sin contratiempos, continuando de esa forma.

Es importante destacar que en ningún momento se registraron hechos de violencia y que todo lo ocurrido se circunscribió a las redes sociales, donde un alumno de esta Casa de Estudios compartió mensajes que suscitaron preocupación entre la sociedad.

Según la UADY, la oportuna aplicación de los protocolos para estos casos, permitió que se volviera a la normalidad académica en el citado Campus a partir del turno vespertino del mismo lunes 7 de octubre, con garantías para la seguridad del alumnado, docentes, trabajadores administrativos y manuales, así como directivos.

Hasta el momento, continúa el proceso de investigación, tanto en la Fiscalía General del Estado como en la Universidad, a fin deslindar responsabilidades para aplicar las sanciones que correspondan, acorde a la normativa y con estricto apego a los derechos humanos.

La Universidad dará a conocer, a través de sus canales oficiales de comunicación y en el ámbito de su competencia, los resultados de las indagatorias en el momento que estas concluyan.

La denuncia interpuesta por los abogados de la Universidad no fue de manera directa contra Yael “N”, sino contra quien resulte responsable, y no señala por cuáles delitos era la denuncia.

El joven decidió “bromear” en un grupo de WhatsApp que tomaría armas de casa de un tío e iría a disparar ayer lunes a todo alumno que se encontrara a su paso en la Facultad de Matemáticas.

Uno de los jóvenes que formaba parte de ese grupo, tomó en serio las amenazas y decidió difundir los mensajes de Yael en Facebook, lo cual desató una paranoia que obligó a las autoridades universitarias a suspender las clases en esa escuela y activar protocolos de seguridad.